Víctor Fuentes
Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO.- Un juez federal declaró ayer en concurso mercantil a la aerolínea Interjet, el cual puede durar hasta un año.
Fue el juez Saúl Martínez Lira quien, además, ordenó iniciar un proceso de conciliación para buscar un convenio con acreedores, a los que la propia empresa ha mencionado que debe entre 25 mil y 40 mil millones de pesos.
La sentencia fue dictada a casi 16 meses de que un despacho de abogados presentó la demanda contra Interjet, originalmente para pedir la quiebra de la empresa, que cesó operaciones a finales de 2020.
La visita de verificación para determinar la situación financiera de la aerolínea se prolongó durante meses, primero porque era imposible acceder a su edificio principal, cerrado por una huelga, y después, porque había deudas con el proveedor de servicios informáticos en el que estaban almacenados los datos contables.
Con la sentencia de ayer, el juez ordenó a la Secretaría de Infraestructura, Comunicaciones y Transportes (SICT) designar al conciliador respectivo, como está previsto tratándose de empresas concesionarias del sector.
La semana pasada, el director General Adjunto de Interjet, Carlos del Valle, declaró que ya había un acuerdo para el pago en parcialidades de unos 250 millones de dólares que se deben en impuestos al Servicio de Administración Tributaria (SAT), y que hay un «95 por ciento de avance» en acuerdos con proveedores y clientes que pagaron boletos pero no pudieron volar.
En 2019, la deuda con el SAT, que en ese momento era de 690 millones de pesos, provocó la designación de una interventora con cargo a la caja de Interjet, lo que marcó el inicio del declive de la empresa, que arrastraba graves problemas financieros por una compra de aviones rusos que resultó un fracaso.