Antonio Baranda y Claudia Guerrero
Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO.-Luego que el ex Embajador de EU en México, Chris Landau, aseguró que el Presidente Andrés Manuel López Obrador adoptó una actitud pasiva ante los cárteles del narcotráfico, el Mandatario federal dijo que entiende su postura, pero su Gobierno no piensa en arrasar y masacrar.

“Yo entiendo al ex Embajador porque, como es natural, él tiene una concepción distinta, él representa o representaba un gobierno extranjero en nuestro País y ellos quisieran que se actuara como ellos piensan y, también como era antes que yo llegara a la Presidencia, que se llegó a extremos que las agencias extranjeras eran las encargadas de aplicar la política de combate al narcotráfico.

“Son concepciones distintas, a lo mejor en Estados Unidos piensan de otra manera, el ex Embajador Landau, que hay que arrasar, que hay que aplicar exterminio, masacrar, nosotros no, nuestro Gobierno es humanista y queremos conseguir la paz con justicia, la paz es fruto de la justicia. Respetamos mucho al ex Embajador Landau”, señaló en conferencia.

El titular del Ejecutivo afirmó que su Administración tiene como prioridad atender las causas de la violencia, que no haya pobreza y que los jóvenes sean atendidos, y no aplicar medidas coercitivas o enfrentar a las bandas con todo.

“Entiendo que el ex Embajador Landau tenga esa opinión, porque nosotros lo que tenemos como prioridad en seguridad es atender las causas. Para nosotros lo principal es que no haya pobreza, que los jóvenes sean atendidos, que tengan garantizado el derecho al estudio, al trabajo.

“Son dos concepciones distintas, una es resolver el problema con medidas coercitivas, atacando en este caso a las bandas arriba, con todo y dejando sin atención al pueblo, nosotros pensamos que si se atienden los problemas sociales, podemos enfrentar el narcotráfico, la delincuencia, y además sostenemos que para enfrentar a las bandas de narcotraficantes se requiere que no haya corrupción”, agregó.