Jessika Becerra
Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO 9-Abr .- En los próximos 93 años, el gobierno tendrá que pagar cada año, con dinero de los mexicanos, 211 mil 871 millones de pesos a pensionados que han estado incorporados en alguno de los 74 regímenes de beneficio definido.
Este cálculo fue elaborado en el informe «Política pública de pensiones y jubilaciones» de la Auditoría Superior de la Federación (ASF), el cual considera el pago a pensionados de regímenes anteriores al sistema de cuentas individuales de Administradoras de Fondos de Ahorro para el Retiro (Afores).
Entre ellos, pensiones del IMSS, ISSSTE, paraestatales, poder judicial, entre otros.
El régimen pensionario más costoso será el de los trabajadores afiliados al ISSSTE, donde el gobierno federal deberá cubrir 70 por ciento de esas obligaciones entre 2014 y 2050.
En este segmento, el costo fiscal máximo será en el 2040 por 231 mil 308 millones de pesos y la liquidación de este pasivo será hasta el año 2090 con la extinción de la generación que cotizó con beneficio definido.
Le siguen los regímenes de Pemex y de la CFE que para el 2040 costarán 66 mil 603 millones de pesos, así como los de universidades públicas estatales, que en ese año tendrán representarán una erogación de 17 mil 275 millones de pesos.
A su vez, se suman los regímenes de las entidades en proceso del liquidación cuyo pago se calcula en 13 mil 363 millones de pesos en el 2040.
«En el caso de los regímenes de beneficio definido, de acuerdo con las valuaciones actuariales, en los próximos 100 años se requerirán 9.1 billones de pesos, que significan 69 por ciento del Producto Interno Bruto del 2013 para cubrir el pago de 4.4 millones de pensionados, así como de 20.4 millones de trabajadores actualmente activos que se encuentran inscritos en los 74 regímenes públicos a cargo del gobierno», se menciona en el reporte.
El informe de la ASF destacó que el costo de los regímenes de beneficio definido vigentes seguirá en aumento y que es conveniente considerar cambiarlos a contribución definida, es decir al sistema de cuentas individuales de Afore.
«Asimismo, los gastos generados por los seguros de riesgos de trabajo e invalidez y vida a cargo de las instituciones de seguridad social crecerán a lo largo del tiempo, por lo que se requiere incrementar las medidas de salud preventiva, ya que en la medida en que esos riesgos disminuyan, incidirá en un menor gasto», se menciona en el documento.
A su vez, el organismo indicó que las pensiones y jubilaciones deben ser evaluados a corto, mediano y largo plazo y que durante la vida laboral de los trabajadores se deben crear provisiones económicas mediante aportaciones e inversión de los recursos.

¡Participa con tu opinión!