Anna Legorreta
Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO.- En el País, 34 millones de trabajadores carecen de servicios de seguridad social en medio de la epidemia de Covid-19, advirtió el Observatorio de Trabajo Digno, en un análisis sobre la situación laboral.

Esto es muestra del nivel de precariedad que existe en el empleo, aseguró Rogelio Gómez Hermosillo, coordinador general de Acción Ciudadana Frente a la Pobreza.

“Es el nivel de precariedad en el que estamos, el 60 por ciento de la Población Económicamente Activa no tiene seguridad social; de éstos,12 millones porque trabajan por su cuenta y ellos mismos se tendrían que registrar a sí mismos en el IMSS.

“Pero hay otros 18 millones a quienes alguien les dio empleo, pero no los registró; esa es una abierta violación a la seguridad social, pero que se ha venido acumulando”, dijo Gómez Hermosillo en entrevista.

Consideró que la epidemia de Covid-19 sacó a la superficie la gravedad de la baja calidad en el empleo.

“Esto es sistémico, es estructural, incluso los gobiernos contratan con honorarios o tipo outsourcing, y contratos temporales y no se inscriben al ISSSTE”, afirmó.

Por ello, dijo que como organización de la sociedad civil están planteando que la atención médica debe ser igualitaria.

“En esta pandemia, la afiliación no debe ser criterio, las camas deben estar disponibles para todo el mundo”, afirmó.

Gómez Hermosillo señaló que la desventaja que tienen las personas que carecen de seguridad social es que, si se enferman, no tienen acceso a una incapacidad.

“Si no tienes seguridad social y te enfermas, ya sea de Covid u otra enfermedad, no tienen la incapacidad que el IMSS paga”, subrayó.

El Observatorio del Trabajo Digno también advirtió que casi 32 millones de personas no ganan lo suficiente para adquirir la canasta básica para dos personas, por lo que difícilmente podrían cumplir con el ordenamiento de quedarse en casa si no reciben apoyo económico para subsistir.

“Hay 31.8 millones de personas ocupadas que trabajan duro, día a día, y no ganan lo suficiente para mantener una familia de dos personas. Su ingreso laboral es inferior al costo de dos canastas básicas. Trabajan, pero viven al día o peor”, señaló el organismo.

En tanto, sólo 8 por ciento de la población ocupada, 3.8 millones de personas, percibe un ingreso superior al costo de 4 canastas básicas. Ellos tienen un ingreso laboral de más de 15 mil 900 en zonas urbanas o más de 10 mil 300 si viven en zonas rurales.