Un grupo de individuos fuertemente armados con rifles de asalto emboscó a agentes de la policía estatal posicionados en un retén en la carretera estatal No. 36, cerca del poblado de Los Cuervos, Aguascalientes. El incidente, que ocurrió el viernes a las 06:00 horas, no dejó víctimas gracias a la pronta respuesta de los oficiales que lograron repeler el ataque.
Los atacantes, aproximadamente ocho sicarios a bordo de dos camionetas, iniciaron su ofensiva disparando rifles de asalto AK-47 y R-15 y lanzando una granada de fragmentación, la cual, por fortuna, no resultó en heridos. Tras el enfrentamiento, los agresores se dieron a la fuga hacia El Bajío de San José, en el municipio de Encarnación de Díaz, Jalisco.
En respuesta al ataque, se desplegó un amplio operativo liderado por el secretario de la Secretaría de Seguridad Pública del Estado de Aguascalientes (SSPEA), Manuel Alonso García. Dicho operativo contó con la participación de unidades de operaciones especiales, policías preventivos de Aguascalientes, agentes de la Fiscalía General del Estado, miembros de la Secretaría de la Defensa Nacional (SEDENA) y de la Guardia Nacional. A pesar del intenso rastreo, que incluyó la asistencia de un helicóptero de la Policía Estatal, los responsables no fueron localizados.
Al lugar del enfrentamiento acudieron servicios de emergencia y peritos, quienes recolectaron más de 70 casquillos de calibre 8.62 y .223. Se sospecha que el ataque fue perpetrado por miembros del Cártel Jalisco Nueva Generación (CJNG), en represalia por recientes detenciones de integrantes de esta organización criminal.