Staff
Agencia Reforma

MADRID, España.- Ante el alza de casos del nuevo coronavirus en España, debido a las decenas de pequeños brotes, las autoridades regionales han activado o endurecido sus medidas para contener la pandemia.
A partir de esta semana será obligatorio el uso de mascarillas en espacios abiertos y pese a que se pueda mantener la distancia de seguridad de 2 metros en todas las regiones de la nación, menos en Canarias y en Madrid.
En Cataluña, una de las zonas más afectadas por los rebrotes, las autoridades pidieron ayer a más de 96 mil personas de tres municipios quedarse en casa.
El viernes, unas cuatro millones de personas de la comunidad, incluida su capital, Barcelona, fueron instados a permanecer en sus hogares.
Las últimas cifras del Departamento de Salud de la Generalitat referentes al sábado mostraron un incremento diario de mil 226 casos.
Los locales de ocio fueron cerrados en varios lugares, como Gandia -en la provincia de Valencia- Aragón, Baleares y Murcia.
En otros puntos, los bares y restaurantes tendrán permitido abrir, pero con un aforo limitado al 50 por ciento en el interior y respetando una distancia de 2 metros entre las mesas en el exterior.