Iris Velázquez
Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO.-De los 11 millones 478 mil mexicanos que han perdido su trabajo por complicaciones acarreadas por la contingencia sanitaria, la mayoría eran mujeres, lo que ocasionó que la brecha salarial creciera 66 por ciento, según datos de la organización Acción Ciudadana Frente a la Pobreza.
En vísperas de que se conmemore el Día Internacional de la Mujer, integrantes de la asociación documentaron que el desempleo afectó a las mujeres en 23.2 por ciento, y a los hombres en 21.2 por ciento.
En su informe “Exclusión y precariedad laboral para la mayoría de las mujeres en México”, resaltaron que quienes logran encontrar empleo durante la pandemia, enfrentan salarios bajos, condiciones de precariedad y, por la necesidad, aceptan laborar sin seguridad social y sin contratos.
Según datos del Inegi, en México sólo 6 mujeres de cada 100 que trabajan ganan más de 13 mil 200 pesos mensuales, mientras que 74 por ciento de las mujeres ocupadas tienen un ingreso laboral que no le alcanza ni para adquirir dos canastas básicas.
Estas condiciones, advirtieron, propician su vulnerabilidad ante el acoso, el abuso y la violencia.
“Hipotéticamente, la mujer tendría que trabajar meses de 36 días para igualar al ingreso laboral de los hombres o 39 días para tener un ingreso laboral suficiente para comprar 2 canastas básicas”, plantearon.
María Ayala, responsable del área de Investigación de la organización, apuntó que 3 de cada 4 mujeres que trabajan reciben como salario ingresos menores a 6 mil 591 pesos al mes.