Enfrenta nueva batalla con fe

Lorena Corpus 
Agencia Reforma

MONTERREY, NL.- Si hay algo que Toño Mauri no pierde, aún y en los momentos más críticos de salud que le ha tocado enfrentar, es la fe. El actor de 57 años convalece en su casa de Miami, tras haber sido intervenido de urgencia en un centro médico el pasado 20 de junio a causa de una obstrucción intestinal.
En el 2020, libró una fuerte batalla que amenazó su vida, pues fue sometido a una cirugía de doble trasplante de pulmón luego de estar ocho meses en el hospital, cuatro de éstos estuvo en coma a causa de COVID-19.
Desde su hogar, ya más tranquilo, Toño agradece a Dios esta segunda oportunidad de vida. «¡Ya pasó el susto!», expresa en entrevista para Grupo Reforma. «Salí del hospital el martes y gracias a Dios ya estoy en mi casa en la recuperación». Con el apoyo de su esposa Carla Alemán Magnani e hijos, y el resto de su familia, supera otra difícil prueba.
«Estoy un poco adolorido porque la incisión es grande, pero prefiero tener la recuperación en casa», afirma Toño vía WhatsApp. Para él no hay duda de que vive otro milagro. «De verdad que sí, porque llegué al hospital con un caso de emergencia y, al terminar la operación, me dijo el doctor que, de haber esperado unas horas, se hubiera reventado la obstrucción, causando una peritonitis», sostiene.