Staff
Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO.- El presidente López Obrador quiere que los mexicanos coman más frijol, pero México no lo está produciendo.
La Secretaría de Economía (SE) abrirá el 1 de julio la temporada para importar al país 100 mil toneladas de frijol libre de aranceles, que se prolongará durante cuatro meses y medio, ante un escenario desastroso para la producción nacional.
“Derivado del análisis realizado por la SE, se observó que en 2019 la producción nacional de frijol disminuyó 31 por ciento, a consecuencia de la sequía que se presentó en las zonas productoras”, explica el proyecto de acuerdo, enviado el 23 de junio a la Comisión Nacional de Mejora Regulatoria.
Agrega que la producción para el año comercial 2019/2020 se pronostica en 916 mil toneladas, 24.8 por ciento menor que la del año comercial previo, aunque con un repunte para finales de 2020.
“De acuerdo al Índice Nacional de Precios al Consumidor, entre mayo 2019 y mayo 2020, los precios de frijol al consumidor aumentaron 29.9 por ciento, debido principalmente a la caída en la producción a consecuencia de la sequía presentada en 2019”, advierte la dependencia.
Por tanto, considera necesario ampliar el periodo de vigencia para la importación para garantizar el abasto y estabilizar los precios. La temporada para importar por medio del mecanismo de arancel-cupo terminará el 15 de octubre.
La producción de frijol ha sido un sube y baja desde que se aplicó por primera vez el mecanismo de arancel-cupo en 2008.
En 2014 no hubo importación por la abundante producción nacional, pero se tumo que retomar en agosto de 2016, ante la caída de 2015, y en 2017, se volvió a usar el mecanismo.
En septiembre de 2018 el periodo de importación se redujo a mes y medio, pues de nuevo había inventario nacional suficiente.
La Secretaría de Agricultura y Desarrollo Rural (Sader) advirtió en diciembre que la sequía de 2019 fue la peor desde 2011 y afectó la producción de granos básicos, azúcar, maíz, café y ganado.
En el caso del arroz, por ejemplo, Seguridad Alimentaria Mexicana (Segalmex), actual versión de Conasupo, adelantó en octubre que es probable un incremento de importaciones, que de por sí ya representaban más de 85 por ciento del abasto.
Segalmex gastó el año pasado 8 mil 100 millones de pesos para pagar a pequeños productores precios hasta 30 por ciento superiores a los de mercado, entre ellos a 300 mil productores de frijol, y este año tiene otros 10 mil millones para el mismo programa.