México, reconocido como uno de los principales exportadores de miel a nivel global, ha experimentado una notable reducción en su producción y exportación, pasando de 80 mil a 90 mil toneladas en los años 80 a entre 18 mil y 25 mil toneladas anuales en la actualidad.
Arnulfo Ordóñez, presidente de la Asociación de Exportadores de Miel Mexicana, identifica el cambio climático, las políticas de apoyo insuficientes y el avance de la frontera agrícola y urbana como las causas principales de este declive. Además, señala el desinterés de las nuevas generaciones por la apicultura debido a su exigencia física.
Durante la Convención Apícola Nacional 2024 en Aguascalientes, Ordóñez resaltó que, pese a la disminución en volumen, México continúa siendo líder en calidad. Ejemplos de esto son la miel de azahar y de aguacate, altamente valoradas en Japón y Europa, respectivamente. Además, destacó que la miel de mezquite y la de otoño son apreciadas en Estados Unidos y Alemania.
Ordóñez también comentó que la introducción de la abeja africana desplazó a México del primer al tercer lugar en el ranking mundial de exportadores de miel, con una tendencia a la baja en la última década. A pesar de esto, aseguró que el sector apícola mexicano sigue comprometido con la producción de miel de alta calidad.