Alejandro León
Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO.-Los traslados en ambulancias de pacientes con síntomas de Covid-19 que realiza la Cruz Roja Estado de México alcanzaron una cifra récord en diciembre, pues los paramédicos encuentran hospitales saturados e incluso deben regresar a los enfermos a sus casas.
Ante este complicado panorama, se ha detectado que hay mexiquenses que ocultan que tienen síntomas del virus o mienten a los paramédicos para de esa manera intentar encontrar una cama en los hospitales que operan al máximo de su capacidad.
Francisco Rodríguez Abarca, coordinador estatal de Socorros de Cruz Roja Mexicana en el Edomex, explicó que en el pico de la pandemia, entre mayo y junio, trasladaban de 12 a 14 personas al día con síntomas del virus.
Sin embargo, a partir del 1 de diciembre, comenzaron a registrar de 18 a 20 pacientes en tan sólo en un día.
De ellos, el 50 por ciento no encuentra un lugar disponible en los nosocomios públicos, motivo por el que los pacientes deben buscar alternativas en un hospital privado o los paramédicos los regresan a sus domicilios
De los servicios diarios que dan en la actualidad, aproximadamente cinco de los enfermos prefieren ocultar información sobre los síntomas de Covid-19 que sufren o mienten al personal de Cruz Roja para lograr ser atendidos, pues previamente habían intentado por cuenta propia ser internados.
“La gente nos miente y eso nos dificulta un poco más su atención.
“Hemos tenido la mala fortuna de que la población (…) de alguna manera en forma falsa está tratando de dar mal los datos. Ya no nos dicen si es o no es Covid. Nos dicen que es una persona enferma, nos dicen que es una persona golpeada, nos dicen que es una persona que se cayó”, declaró Rodríguez Abarca a Grupo REFORMA.
Ante la saturación, paramédicos han esperado hasta ocho horas con los pacientes a bordo de las ambulancias en espera de que sean atendidos en los hospitales.
“En otros (hospitales) nos han negado directamente la atención, el ISSSTE y el Issemym son dos instituciones que nos han estado negando ya la recepción de pacientes, con un ‘no’ rotundo, simplemente ‘no tengo espacio’, ‘no te lo puedo recibir’, y aunque son sus derechohabientes.
La saturación en los hospitales es tal que los paramédicos de Cruz Roja han encontrado a los enfermos sentados en sillas esperando en los pasillos de los nosocomios.
“Sentados en sillas, en sillas de ruedas y ver los pasillos, que es una de las escenas más preocupantes y pues dantescas que puede uno encontrar, llegar con tu paciente en el carro camilla, ingresar a la zona de triage y encontrarla totalmente saturada con personas sentadas y en espera”, apuntó.
En el Valle de México es donde se concentra la demanda, en municipios como Naucalpan, Atizapán, Tlalnepantla, Huixquilucan, Ecatepec y Nezahualcóyotl, indicó el funcionario.