Frida Andrade
Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO.-Corrupción, complicaciones para conseguir derechos de vía y cambios en la política energética, son algunos de los obstáculos a los que inversionistas canadienses se enfrentan en México, destacó en entrevista Graeme Clark, Embajador de Canadá en México.
«Los inversionistas aún se enfrentan a una serie de desafíos como cuestiones sobre el estado de derecho y la dificultad en obtener derechos de vía (right of way). También hay incidentes de extorsión y corrupción que son desafíos importantes y afectan a toda la sociedad», detalló Clark.
Además, inversionistas del sector de la manufactura de dicho país, han expresado preocupaciones importantes por los cambios en el sector energético.
«El sector productivo canadiense está comprometido a minimizar su huella ambiental y hacer un aporte importante para frenar el cambio climático; para poder hacer eso, necesitan acceso a energía renovable en todos los puntos, en sus cadenas de suministro.
«Limitar las energías renovables o el auto-abasto de energía podría tener un impacto grande en la atracción de inversión canadiense y la generación de empleos en México», afirmó el Embajador.
De igual forma, dijo que los inversionistas consideran que los cambios en el sector energético no son congruentes con las obligaciones de México bajo el Tratado entre México, Estados Unidos y Canadá (T-MEC) y el Tratado Integral y Progresista de Asociación Transpacífico (TIPAT).
No obstante, reconoció que hay comunicación sobre estos puntos con el Gobierno mexicano.
La mayor parte de la inversión canadiense está concentrada en los sectores de energía, manufactura, incluyendo el sector automotriz, servicios financieros y minería.

ASÍ LO DIJO
Graeme Clark, Embajador de Canadá en México.
«Todos estos temas los abordamos de manera constante en nuestro diálogo con el Gobierno mexicano, y estoy seguro de que trabajando de la mano lograremos un ambiente más propicio para la inversión y el bienestar»,