Benito Jiménez
Agencia Reforma

JEREZ, Zacatecas.-Bajo el amparo del poeta Ramón López Velarde, el Presidente Andrés Manuel López Obrador arremetió contra quienes, dijo, se esconden en la intelectualidad para tomar partido.
“En el mundo de las letras sostienen que no debe vincularse los quehaceres intelectual y artístico con la política. Aunque quienes así piensan casi siempre pertenecen al agrupamiento conservador, se refugian de esa manera en una pretendida objetividad, en la moderación del supuesto apartidismo o tratan de engañar, afirmando que son independientes y apolíticos, cuando en realidad dicha postura es una forma fingida de tomar partido”, lanzó.
El tabasqueño acudió al municipio de Jerez, a 50 kilómetros de la capital, para conmemorar 100 años de la muerte del poeta jerezano. En la escuela primaria “Ramón López Velarde”, el Presidente le dio peso a la memoria del autor de “La Suave Patria”.Un discurso de unos 20 minutos.
López Obrador llegó a la ceremonia con algunos integrantes de su Gabinete, entre ellos el Canciller Marcelo Ebrard, con su esposa Beatriz Gutiérrez Müller, con la élite cultural, con el Gobernador en turno, en este caso el priista Alejandro Tello, y hasta con representantes de la Unesco. Pero también con la lluvia, que se coló y encharcó una zona de los invitados y otra frente el presidium.
Pero el Presidente también enfrentó otra lluvia, la de reclamos.
Afuera campesinos de la primaria, médicos y maestros lanzaron arengas y demanda.
Personal médico que fue despedido se manifestó en Jerez previo a la llegada del primer Mandatario. “Recíbenos está carta, por favor, Presidente”, anotaron en cartulinas. “Ayer éramos héroes, hoy somos desempleados. En Zacatecas nos usan y nos botan”, gritaron al paso del convoy del Presidente, que e su a vez no se detuvo debido a la intensa lluvia.
“Nosotros nos vamos a quedar aquí hasta tener respuesta”, dijo uno de los médicos. Al final no lograron tener un acercamiento con el Presidente.
El Gobernador Alejandro Tello trató de desactivar el conflicto con una mesa de trabajo. Pero para los inconformes esa reunión significaba darle vueltas al tema.
A esas protestas se unieron campesinos, quienes aseguraron que enfrentan un déficit de semilla de frijol, altos costos de insumos y conflictos con la Comisión Federal de Electricidad (CFE).
Los manifestantes adheridos a El Barzón intentaron entregar un documento a López Obrador en el que plantean “el rescate” del campo zacatecano, en gran parte afectado por la sequía.
Jorge Hernández, productor de Calera, aseguró que los campesinos del estado tienen cuatro enemigos: la CFE con tarifas altas y cambios en el voltaje, la Comisión Nacional del Agua (Conagua) que no atiende las demandas, los intereses por los créditos de vivienda y los créditos irregulares de la Financiera Rural.
En esta entidad las cosechas de cebolla y ajo se desplomaron, mientras que instituciones como Seguridad Alimentaria Mexicana (Segalmex), la nueva Conasupo, no dan respuesta a esa crisis por “obsoletas e inoperantes”. “Dimos el documento, espero que el Presidente lo lea”, dijo uno de los productores.
En el evento hasta el Gobernador Tello pidió recursos al Presidente para reparar las carreteras del estado, que presentan un sinfín de baches y hundimientos.
“En estos meses que restan a la presente administración tengo la confianza que encontraré respuesta positiva de usted y de su Gobierno respecto de otras gestiones que he realizado y que me permitirán cerrar adecuadamente mi administración; como por ejemplo el apoyo que se prometió a los estados para infraestructura, en nuestro caso proyectos de dignificación carretera”, le dijo al tabasqueño.
“De hecho, la principal acusación de los candidatos de oposición en la pasada contienda fue el deterioro de nuestras carreteras, le llamaban que faltaba interés o que había abandono. No es tal, la realidad es que no contamos con recursos, nuestro presupuesto federal de conservación de carreteras ha ido año con año a la baja”.
Para suavizar la demanda, el mandatario zacatecano le tendió la mano a la llamada 4T con una transición transparente para el nuevo gobierno de David Monreal. “Le hemos dado buenas cuentas a la democracia, y nuestras conciencias están más que en paz, de igual manera puedo asegurar que existen las condiciones, altura de miras, para garantizar una transición, ordenada, transparente, pacífica, y con la madurez política que exigen los nuevos tiempos de este país”, aseguró.
En el marco del reconocimiento a López Velarde, la Secretaria de Cultura, Alejandra Frausto, manifestó que la poesía también puede ser la mejor posibilidad de penetrar las fisuras y hacer brotar la semilla del cambio en los pobres.
“Porque la cultura es transformación, una revolución cultural, una revolución de conciencias, una revolución que acaba con el clasismo, con el racismo y con la exclusión es lo que en esta época se construye en el país”, dijo.
Y para quedar bien con el Presidente, remató con una arenga clásica.
“Donde hay más marginación y olvido es donde más riqueza cultural se encuentra, son los pueblos indígenas y es en el ámbito cultural donde toma aún más fuerza el enunciado: por el bien de todos, primero los pobres, primero los olvidados”.
Tras los aplausos en aquella primaria, los paraguas y los abrigos relucieron otra vez, para evitar la lluvia. y las protestas.