Un principio lógico dicta que cuando hay puntos de vista divergentes deben llegar a un acuerdo o uno de ellos tiene que ceder, pero si ambas partes mantienen su posición no hay solución posible por lo que seguirán las discusiones por largo tiempo.

Es lo que sucede entre ambientalistas y cultivadores de maguey, en donde los primeros aseguran que el desmonte impacta en la recarga acuífera, mientras que los sembradores manifiestan que el problema es minúsculo. Aquí sucede algo similar que con los paneles solares, que para su colocación se debe limpiar el terreno y es lo que rechazan los defensores del medio ambiente.

Si se observa desde un ángulo diferente al que esgrimen los protectores del medio natural, difícilmente se podrían haber creado poblados y ciudades, fábricas, centros recreativos, hoteles, etc., ya que todos sin excepción ocupan lo que en su momento fue terreno virgen. Lo que cabe en todo caso es que quienes lleven a cabo acciones, en que deben ocupar espacios donde hay floresta, lleven a cabo acciones de reforestación en otro lugar, con lo que se podrá mitigar el daño que llegue a causarle a la naturaleza.

La presidenta del Movimiento Ambiental de Aguascalientes, María Guadalupe Castorena Esparza, asegura que para el cultivo del maguey se lleva a cabo desmonte de mezquites, huizaches y nopaleras, “lo que provoca que no haya una recarga en los mantos freáticos que cada vez afectan más a la entidad”.

Reiteró que para llevar a cabo las plantaciones de maguey se eliminan el matorral espinoso, huizaches, mezquites, nopaleras y todas las especies que contiene este tipo de vegetación, situación que afecta no sólo aquí sino en todo el país y en el mundo. Lamentó que en lugar de esta flora “solamente hay hectáreas de maguey, ni siquiera hierbas que permitan la conservación del suelo, porque pensamos que le ponen herbicidas alrededor para que se mueran las hierbitas”.

Hizo hincapié que es una cuestión generalizada cuando se adquiere un predio o se va a desmontar algo, en función que erróneamente se cree que la hierba estorba sin importar que sea hierba espinosa “por considerar que no es agradable a la vista, es algo que siempre ha sido así y lo vemos cuando alguien compra un predio lo primero que hace es desmontar y poner palmas, jacarandas o el tabachín que está muy de moda. La gente siempre ha despreciado esa vegetación, sin embargo es la que nos provee de agua”.

Por su parte, los plantadores de maguey, en voz del gerente del Sistema Producto Maguey, Enrique Bañuelos, aseguró que con el propósito de evitar impactos ambientales como reflejo de la labor que realizan, productores locales buscan tierras ya trabajadas en cultivos, por lo que puede decirse que no se ha afectado grandes espacios de vegetación ya que este cultivo tiene niveles bajos de producción de maguey mezcal y derivados, con apenas el 1.25% de lo que se genera en el país. Además, a diferencia de lo que sucede en otros ambiente productivos, la falta de políticas públicas ha quedado estancado el desarrollo agroindustrial de los productos relacionados con el maguey.

Mencionó que una parte de los productores de maguey son ejidatarios por lo que el problema se agudiza al ser en su mayoría personas de la tercera edad en virtud que a las nuevas generaciones no les interesa trabajar la tierra, por lo que en caso de que no se logre aplicar la Ley de Desarrollo Rural Sostenible, como sucede en otras partes del país, la producción del maguey y sus derivados estrían comprometidos, a menos que las mujeres quieran que siga adelante.

Lo que se requiere en estos momentos, apuntó Enrique Bañuelos , son apoyos urgentes para los productores que viven momentos sumamente difíciles, reiterando que el maguey es plantado en áreas ya cultivadas para la siembra de frijol, entre otras especies, por lo que no hay un daño mayor a la tierra.

¿Y LOS CUMPLIDOS CUÁNDO?

Aunque parezca una obviedad, en que todos los que forman parte de la misma sociedad tienen los mismos derechos y obligaciones, en la práctica no es así y se puede observar con el premio que recibirán en Aguascalientes más de 200,000 propietarios de unidades motorizadas que no han pagado el control vehicular 2022, al serles cancelado los recargos y actualizaciones si lo hacen con fecha límite al 15 de julio. Después, los que no lo hagan, tendrán que aportar las sanciones previstas en la ley.

En esta condiciones, lo anterior significa que de acuerdo al padrón vehicular estatal más de 300,000 sí pagaron oportunamente sin que exista el mínimo reconocimiento, algo que ha sucedido en años anteriores y en otros sexenios, por lo que la gran pregunta es ¿para qué ser tan puntuales si los premiados son precisamente los incumplidos?

Está claro que el propósito de la Secretaría de Finanzas es captar la mayor cantidad posible ante la cercanía de concluir el ciclo, por lo que bienvenida sea lo que se logre captar, para ello el titular de la dependencia, Jesús Magallanes García, hizo una invitación a los dueños de vehículos para que actualicen la situación fiscal de sus unidades, particularmente el cambio de placas, adeudos por pagos de control vehicular vencidos, bajas por pérdida total o actualización de datos.

Con lo anterior, abundó el funcionario, se protege el patrimonio familiar y se garantiza que sus unidades de motor permanezcan en la regularidad y puedan circular en el estado y la República sin ningún contratiempo.

“Es tiempo que la gente llegue voluntariamente a cubrir el control vehicular y no esperar a que la Secretaría de Finanzas vaya por ellos”, amagó, por lo que en el presente ejercicio de 2022 espera recaudar alrededor de 120 millones de pesos tan sólo en control vehicular, de los cuales hasta el momento han ingresado a las arcas cerca de 80 millones de pesos.

Reconoció que una parte de las unidades registradas no circulan al estar en proceso de abandono, destrucción, chocadas o en pensiones particulares, sin embargo se requiere que los dueños informen de la situación en que se encuentra su vehículo, insistiendo en el llamado para que todos estén regularizados en el control vehicular y aprovechen esta campaña que concluye el 15 de julio y la cual incluye descuentos en las multas y en las actualizaciones. Una vez concluida esa fecha vendrán los operativos para exigir el pago de esta obligación “porque los cumplidos merecen respeto y hay que impulsar la cultura del cumplimiento oportuno”, sin que mencione que habrá un reconocimiento a los que pagaron en tiempo y forma.

Todo está correcto, a Finanzas le urge hacer la última limpiada de billetes antes de cerrar la puerta, pero la pregunta sigue en el aire ¿a los cumplidos cuándo se les hará justicia?

QUEJUMBROSOS

De manera reiterada dirigentes de agrupaciones de taxistas se quejan que automovilistas particulares les ganan el pasaje, por lo que exigen a las autoridades que termine con estos “malandrines” del asfalto. No obstante, ellos mismos han aceptado que a partir de la pasada Feria Nacional de San Marcos han regularizado su ingreso y esto se puede apreciar con el ir y venir de los ciudadanos que solicitan sus servicios al grado que al descender el usuario ya está otro que lo aborda. La demanda es evitar que siga esa situación, porque mientras ellos pagan impuestos y están sometidos a constante vigilancia de los policías de tránsito, los otros actúan a sus anchas sin pagar un solo centavo de impuestos ni estar sujetos a las obligaciones que los regulares deben cumplir. El argumento que esgrimen es que “aparte de que lastiman al gremio, ponen en una situación complicada al pasaje que no sabe con qué personas se suben y aparte también hemos detectado que no traen a veces ni placas”. La intervención de las autoridades es lógica, porque no puede haber un servicio irregular, pero no porque lo exijan los directivos sino por una cuestión elemental de seguridad para el público, es una cuestión que no debe pasarse por alto ya que está de por medio la confianza física y económica del que aborda el vehículo.