El Servicio de Administración Tributaria cambiará el Comprobante Fiscal Digital por Internet a la versión 4.0 en 2022 a través del cual busca fiscalizar más fuertemente a los contribuyentes, detectar cualquier discrepancia fiscal, así como la detección de posibles empresas factureras, señaló el ex presidente del Colegio de Contadores Públicos, José Alfredo Franco Hernández.
Detalló que se había anunciado su entrada en vigor a partir del 1º de enero de 2022, sin embargo, hubo una actualización a la reglas misceláneas fiscales, a través del cual se dijo que habrá un periodo de convivencia o de prueba del 1º de enero al 30 de abril para que el contribuyente se vaya acostumbrando a este nuevo CFDI, por lo cual sería obligatorio a partir del 1º de mayo.
Resaltó que, a través de las diferentes versiones de los Comprobantes Fiscales Digitales por Internet, el SAT ha logrado eficientar su recaudación de manera impresionante, al destacar que tan solo en el mes de marzo pasado, de cada peso que recaudó, 45 centavos fueron gracias a las auditorías de un programa denominado “Vigilancia Profunda” y que representó 5 mil 880 actos, de los cuales en promedio en cada acto recaudó alrededor de 522 mil pesos. En cambio, con las auditorías convencionales tuvo que hacer 56 mil 547 actos para recaudar apenas 42 mil 500 pesos.

Entre los cambios que traerá el nuevo CFDI destacan:
• Migrará a la versión 4.0.
• Incluirá obligatoriamente nombre y domicilio fiscal de emisor y receptor.
• Incluirá campos para identificar operaciones de exportación de mercancías.
• Identificará si las operaciones que ampara el comprobante son objeto de impuestos indirectos.
• Incorporará nuevos apartados para reportar información respecto de las operaciones con el público en general; así como, aquellas que se realicen a cuenta de terceras personas.

Franco Hernández comentó que, a través de este cambio, el SAT va a tener más herramientas para poder echar para atrás las deducciones e identificar cuando una empresas vende o compra facturas y cierra la pinza con los esquemas de fiscalización para detectar alguna actividad inusual, para decir a un contribuyente dónde está mal y si no se corrige, la autoridad fiscal le puede quitar el CFDI para que ya no pueda seguir facturando.

¡Participa con tu opinión!