El fiscal general del Estado, Jesús Figueroa Ortega, informó que las recientes reformas al tipo penal de feminicidio realizadas por el Congreso del Estado buscan establecer penas más específicas y severas para quienes sean juzgados por este delito.
Descartó que haya afectaciones en las modificaciones a la definición del tipo penal de feminicidio, descrito como el acto de cometer asesinato en contra de una mujer por razón de su género y las razones que lo acreditan.
Expuso que la reforma no afecta el tipo penal, sino que fortalece las penalidades en circunstancias específicas para quienes cometen este tipo de crimen, lo que favorece el proceso penal para que los responsables obtengan una pena corporal.
Se describe que el feminicidio considera que el sujeto activo o agresor cometió previamente contra la víctima amenazas, acoso, lesiones, violencia familiar, laboral, escolar, política o de cualquier otro tipo.
Las penas de feminicidio se elevan hasta en una tercera parte cuando la víctima es menor de 16 años o mayor de 60 años; además, se contempla como agravante cuando se cometen lesiones por mutilación, uso de sustancias corrosivas y la agredida se encuentre en estado de indefensión.
En lo que va del año, se han registrado dos casos de asesinatos contra mujeres investigados como feminicidio, mientras que el año pasado se registraron 10 casos durante todo el año, manifestó Figueroa Ortega.
Afirmó que todos los homicidios de mujeres se están investigando con rigor bajo el protocolo de feminicidio, especialmente en circunstancias de fallecimiento por suicidio.
Con esto, se busca descartar que se puedan dar simulaciones de suicidios que en realidad correspondan a feminicidios, enfatizó.
La Fiscalía General del Estado ya trabaja con la recién creada Unidad de Análisis y Contexto de Violencia Feminicida, con el fin de brindar atención especializada a situaciones de riesgo, como las relaciones en las que hay dinámicas de violencia, en las que se llegan a presentar este tipo de casos, agregó.