César Martínez
Agencia Reforma

El Municipio de Irapuato, en Guanajuato, anunció el endurecimiento de medidas de restricción para prevenir más contagios de coronavirus.

La determinación se tomó luego que la Policía Municipal detuvo ayer a siete personas que se encontraban el centro de Irapuato e insultaron a autoridades por no querer acatar la petición de retirarse a su casa.

El Alcalde Ricardo Ortiz Gutiérrez reprochó a los habitantes que han ignorado las medidas tomadas en días previos.

“Debido a esto es que he tomado la determinación de endurecer, a partir de este viernes, las medidas de prevención en Irapuato”, indicó en un mensaje.

“Se ordena la suspensión inmediata de todos aquellos establecimientos que vendan o presten servicios no esenciales, queda suspendida toda actividad religiosa, incluyendo las propias de Semana Santa”.

Además, dijo, el comercio informal será retirado de las calles y el transporte público reducirá sus servicios.

“De no acatar estas medidas, nos valdremos de la fuerza pública para retirar a las personas de las calles y para cerrar los establecimientos que hemos restringidos y no acaten la disposición”, advirtió.

Ayer, la Policía municipal detuvo a siete personas que se encontraban en el Centro de Irapuato.

A pesar de no realizar labores esenciales, los sujetos se encontraban en lugares públicos, por lo que agentes les pidieron retirarse a sus casas.

Sin embargo, los sujetos los insultaron, por lo que fueron detenidos y puestos a disposición de las autoridades correspondientes.