Rubén Torres Cruz
El Heraldo

Será hasta que sea superada la pandemia de COVID-19, cuando se puedan cuantificar los efectos negativos provocados en la economía del estado. El gobernador Martín Orozco Sandoval pronosticó lo que consideró serán tres golpes mortales a la economía, por lo que dejó entreabierta la posibilidad de solicitar endeudamiento ante el Congreso del Estado.
Según estimaciones del mandatario estatal, los efectos de la Fase 3 por el coronavirus, misma que ha limitado la operación de empresas y negocios que no son considerados primordiales, así como la nula recaudación en las arcas estatales, sumado a la suspensión del sector automotriz, tendrá impactos considerables, por lo que no descartó la posibilidad de presentar ante el Poder Legislativo modificaciones presupuestales que permitan subsanar parte de las afectaciones.
Además, la entidad dejaría de recibir aportaciones y fondos extras de carácter federal, lo que dejaría limitado a realizar proyectos de suma importancia contemplados para este año. Orozco Sandoval agregó que actualmente y siendo coherentes con el complicado momento que está atravesando la ciudadanía en general, ha quedado frenada la recaudación estatal, además de hacerle frente a gastos no contemplados en el sector salud, mismo que ha sido impulsado con 150 millones de pesos para la adquisición de equipo médico que permita hacerle frente a la urgencia causada por la pandemia, lo anterior sin haber recibido de momento, dijo, “ni un peso de la Federación”.
El mandatario detalló que no dejará de insistir para que el sector automotriz pueda ser considerado como actividad esencial y pueda reabrir en un plazo menor, dada la importancia para el estado al ser generador de alrededor de 40 mil empleos. Aunque dijo desconocer la fecha de reapertura del resto de los sectores, al ser una decisión exclusiva de la Federación.
“Son tres golpes muy fuertes que son muy difíciles de cuantificar ahorita, será hasta el final de la pandemia cuando se hagan las modificaciones presupuestales y las presentemos en el Congreso. Siete muertes nos duelen mucho, pero el golpe económico nos puede llevar a muchas más circunstancias difíciles”, concluyó.