Cecilia de Santos Velasco
El Heraldo

El Instituto de Educación de Aguascalientes reveló la detección en las mochilas escolares de presuntas sustancias ilegales y que han sido decomisadas para analizarlas, revelando que los menores de secundaria principalmente, las portan para presumir a sus compañeros o para ingresar al círculo social que los rodea.
De igual manera se han encontrado objetos punzocortantes relacionados con materiales que ya no se solicitan en las escuelas como los compases o cúters, los cuales no dejan de ser riesgosos para la seguridad y la integridad de los estudiantes de primaria mayor y de secundaria, aseveró el director del IEA, Raúl Silva Perezchica.
“Es lamentable, pero los contenidos que se muestran en series, películas, televisión y redes sociales propician que los jóvenes crean sentirse importantes si llevan sustancias prohibidas. Esos programas sin duda representan una cultura negativa para el desarrollo de los muchachos, porque generan idolatría y mala información”.
A través del Operativo Mochila que se aplica nuevamente en este ciclo 2018-2019, el Instituto de Educación de Aguascalientes se mantendrá atento de este esquema con el afán de prevenir, nunca de exhibir a los estudiantes, donde los objetos que se decomisan se entregan posteriormente a los padres de familia.
“Es indispensable que los papás entren a revisar las mochilas de sus hijos desde el hogar antes de que partan hacia la escuela”, recomendó Silva Perezchica.
Por fortuna, la mayoría de las mochilas se encuentran libres de objetos riesgosos, aunque sí se han hallado polvos y hierbas, donde los jóvenes de secundaria las presumen con sus compañeros como presunta droga, pero cuando se hacen los análisis respectivos revelan otras sustancias que no son ilegales.
El Operativo Mochila se mantiene este ciclo 2018-2019, donde algunos directores y directoras los realizan en sus planteles, cuidando aquellos aspectos ordenados desde la Secretaría de Educación Pública, en el sentido de que deben estar de acuerdo los padres de familia y los propios estudiantes.
Aunque si los estudiantes no lo aceptan, pero los papás sí, se procede a la revisión porque ellos son los mayores de edad.
“Cuando se realiza la revisión de la mochila se invita a la presencia de los padres, junto con el personal directivo y de apoyo del propio plantel, para estar siempre en el ánimo de no exhibir, sino de prevenir, a fin de impedir que se registren situaciones lamentables en otras escuelas”, finalizó.