De una severa intoxicación que se provocó al ingerir medicamento controlado, una joven paramédico del ISSEA se suicidó en su domicilio ubicado en el fraccionamiento Las Brisas.
La suicida fue identificada como Vanessa Raquel, de apenas 22 años, quien vivía en el poblado de Palo Alto, municipio de El Llano.
Los trágicos hechos se escenificaron en su domicilio ubicado en la calle Mar del Norte, en el fraccionamiento Las Brisas. En ese lugar, la joven rentaba un departamento.
Fue a las 18:40 horas del miércoles cuando se reportó al C-4 Municipal que se necesitaba la presencia urgente de paramédicos, ya que una mujer estaba inconsciente tras haber ingerido una importante cantidad de medicamento controlado.
Se trasladaron policías preventivos del Destacamento “Pocitos” y la ambulancia AGS-022 de Cruz Roja, cuyos técnicos en urgencias médicas confirmaron la muerte de la joven. Se estableció que Vanessa Raquel se desempeñaba como suplente de paramédico en el ISSEA, aunque a últimas fechas había dejado de prestar sus servicios.
La tarde de ayer, sus papás llegaron a visitarla y la encontraron en su habitación inconsciente, percatándose que a un costado del cuerpo había varios paquetes y cajas vacías que contenían medicamento.
A fin de realizar las investigaciones correspondientes, acudieron al lugar del suicidio los agentes del Grupo Homicidios de la Policía Ministerial del Estado, personal de la Dirección de Investigación Pericial y el agente del Ministerio Público de Hospitales.