Los síndromes geriátricos son trastornos poco reconocidos por los propios pacientes, los familiares y hasta por los médicos. Estos padecimientos pueden aparecer fácilmente en personas que rebasan los 70 a 75 años y deterioran su calidad de vida.

Los principales síndromes son la polifarmacia, las incontinencias, la mala nutrición, la inmovilidad, las úlceras por presión, la demencia, las caídas, la depresión, entre otras.

La mayoría de las personas comete el error de atribuir estos problemas al proceso de envejecimiento normal. Sin embargo, existen instrumentos que los médicos geriatras utilizan para su detección y así establecer medidas preventivas, diagnóstico oportuno, tratamiento y orientación de cómo manejar estas enfermedades ocultas, señaló el especialista en Geriatría del Hospital Hidalgo, Antonio Vidales Olivo.

Con una evaluación integral de los ancianos, se identifican de manera oportuna, y se pueden tratar adecuadamente. A mayor edad, la polifarmacia se hace presente, porque los adultos mayores toman medicamentos para diversos síntomas, hasta 10 diferentes. Hay los que se automedican, de ahí la importancia de que en forma periódica acudan a consulta médica.

 

EN TIEMPOS DEL COVID. Ante la pandemia, muchos abuelos no quieren salir de casa por temor a contagiarse. Por ello, sus familiares deben estar muy atentos de su condición de salud, para evitar complicaciones.

PASTILLAS Y MÁS PASTILLAS. Dado el fenómeno de la polifarmacia, que puede significar el consumo de varias tabletas tres veces al día, es fundamental que los medicamentos prescritos sean lo más precisos posible para evitar riesgos al hígado, que es el órgano vital que depura las medicinas. Hay que evitar consumir más fármacos de los necesarios.

LA BUENA NOTICIA. No todos los adultos mayores padecen Síndromes Geriátricos, pero es fundamental un diagnóstico para confirmar o descartar esas enfermedades y evitar que sufran en silencio.