Staff
Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO.- Después del debate presidencial del pasado domingo, colaboradores, operadores políticos y representantes de las candidatas Claudia Sheinbaum (Morena-PT-PVEM) y Xóchitl Gálvez (PAN-PRI-PRD) elevaron el nivel de la confrontación.
La misma Gálvez mantuvo el calificativo de «candidata de las mentiras» contra Sheinbaum, cuestionando su defensa a la estrategia de seguridad.
Su vocera Kenia López refrendó la acusación lanzada en el debate de que Morena es un «narcopartido».
Por su parte, Sheinbaum refrendó su apoyo hacia Rocío Nahle, candidata de Morena-PT-PVEM al Gobierno de Veracruz; y justificó en entrevistas radiofónicas la manera en que repartió el patrimonio que tenía antes de su divorcio con Carlos Ímaz.
Tatiana Clouthier, vocera de Sheinbaum, reprochó la campaña «negra y sucia» de la candidata de Oposición. «No hay un solo argumento comprobable que sustente tus falsedades. Pero no olvidamos que tu tío te ha desmentido y ha acabado con tu falsa narrativa», cuestionó en sus redes sociales.
En la mesa Voto24, de Grupo REFORMA, las representantes de Sheinbaum, Gabriela Cuevas, y de Gálvez, Adriana Dávila, llevaron las críticas a sus trayectorias personales.
«Votó la reforma energética, que tanto critica hoy, pero no le dieron una posición en una diputación. Yo sigo luchando en el partido, tú te rendiste», soltó Dávila a Cuevas.
«A diferencia de ella, he ganado todas las elecciones a las que me he presentado. ¿Cuántas veces perdiste la gubernatura de Tlaxcala? ¿cuántas veces perdiste la presidencia del partido?», le respondió Cuevas.