Marco Arellano
Agencia Reforma

GUADALAJARA, Jalisco.- Tal parece que Sergio Pérez ya lo tiene más que claro.
Desde que se soltó el rumor, y después confirmación, de las negociaciones entre Sebastian Vettel y Racing Point para ver si ocupa uno de sus dos asientos para la temporada 2021, las respuestas del mexicano tienen tintes de resignación.
Luego del séptimo lugar logrado en el Gran Premio de Hungría, el domingo, pareciera que pasaron pocas horas como para tener otra respuesta diferente al del “aún tengo contrato hasta 2022” del jueves, pero el tapatío sí la tuvo.
“Creo que es obvio si alguien se tiene que ir. Yo soy papá y yo no echaría a mi hijo, pero no hay mucho que yo pueda decir”, dijo Checo en España a Movistar Fórmula 1.
“Hay muchas cosas alrededor. Por mi parte todo sigue igual. Tengo contrato con el equipo y sigo creyendo mucho en el proyecto. Obviamente hay discusiones internas dentro del equipo, pero hasta hoy todo sigue en pie”.
Su coequipero Lance Stroll es hijo del dueño de la escudería rosada, Lawrence Stroll, y todos los señalamientos apuntan a que si éste último contrata a Vettel, quien no seguiría con Ferrari, el “sacrificado” sería el mexicano.
Checo es sexto lugar en la tabla de pilotos, con 22 puntos, mientras que Stroll marcha octavo, con 18 unidades. En la de Constructores, Racing Point se ubica cuarto, con 40 puntos.
Según reportes, no pasaría del 2 de agosto cuando se dé a conocer qué pasará con Vettel y con ello el futuro de Pérez en el equipo de Silverstone.
+ Aston Martin será el nombre de la escudería a partir de 2021.
+ 13 puntos le saca de diferencia Checo a Vettel, actualmente en Ferrari.