La decimoquinta corrida llegó a la Feria de San Isidro en Las Ventas, Madrid, donde nuevamente la afición llenó las gradas, agotando los boletos disponibles para presenciar a Diego Ventura, Cayetano y Ginés Marín, quienes salieron a lidiar dos toros de El Capea para los rejones y Montalvo y José Vázquez para los matadores.
La tarde estuvo protagonizada por la clase, elegancia y claridad de Diego Ventura, quien en sus dos toros emocionó a la grada. Al momento de la espada no pudo finalizar con sus grandes faenas, por lo que los trofeos no llegaron, pero las ovaciones se escucharon con fuerza por su gran actuación.
En cambio, Cayetano y Ginés Marín se fueron sin muchas opciones al tener toros que no les permitieron hacer mucho en el ruedo. Ambos matadores dejaron algunas pinceladas de su calidad y la intención de agradar al público en todo momento, pero se retiraron entre silencio en una tarde que nuevamente se quedó corta ante la gran entrada.
Las emociones en Las Ventas tendrán una pausa y se reanudarán hasta mañana con una novillada con picadores, para después continuar con las corridas el próximo miércoles con Morante de la Puebla, Talavante y Pablo Aguado, quienes lidiarán toros de Juan Pedro Domecq.