Recientes estudios científicos revelan que se ha encontrado un factor predisponente en la enfermedad de la periodontitis para el desarrollo de hipertensión, así lo dio a conocer Ana Italia Marín Bosque, integrante del Colegio de Médicos Cirujanos Dentistas de Aguascalientes.

La especialista comentó que, en últimas fechas, se han realizado múltiples estudios en universidades e instituciones científicas, particularmente por parte de Eva Muñoz Aguilera, profesora clínica del Eastman Dental Institute del University College London, a través de los cuales ha determinado que los pacientes con enfermedades en las encías, a menudo, presentan también una presión arterial alta.

Estableció que el que más llama la atención, es un estudio comparativo de 250 pacientes con enfermedad de los tejidos que sostienen a los dientes, y 250 pacientes en un grupo control para investigar esta relación entre la inflamación y la presión arterial. La evidencia en los resultados indicó que las bacterias que causan la enfermedad de los tejidos periodontales, o sea los tejidos que soportan los dientes, pueden causar daño a las encías y, al mismo tiempo, disparan una respuesta inflamatoria que puede, simultáneamente, impactar en el desarrollo de enfermedades sistémicas, incluida en éstas la hipertensión arterial.

Esto significa que el vínculo o la relación entre la enfermedad de las encías y la presión elevada ocurre incluso antes de que el paciente se dé cuenta de que tiene la hipertensión. Por ello, es muy importante que el dentista esté al pendiente de este tipo de infecciones, y también el propio paciente, para que, al acudir a la consulta ordinaria, si se detecta que hay esta periodontitis, se sospeche que también pudiera haber datos de presión arterial elevada, a fin de referirlos con el especialista en parodoncia para evitar y prevenir un factor más que predisponga a padecer de presión alta. “Así de importante es la relación entre la salud bucal y la salud sistémica: estos términos van de la mano y no se entiende el uno sin el otro, según la comunidad científica”.