Benito Jiménez
Agencia Reforma

MAZATLÁN, Sinaloa.-Como Embajador de México en España, el Gobernador saliente de Sinaloa, Quirino Ordaz, tendrá la encomienda de restablecer las relaciones a plenitud entre ambos países, afirmó ayer el Presidente Andrés Manuel López Obrador.
“A partir del respeto mutuo, que no nos vean como actuaban porque se los permitían los gobiernos neoliberales, que no nos vean como tierra de conquista”, reprochó.
La Cancillería anunció ayer el retiro de la actual Embajadora de México en España, María Carmen Oñate, luego de 42 años de servicio, y señaló que comenzará los trámites para la designación de Ordaz como representante ante ese país europeo.
El Mandatario visitó la presa Picachos, a unos 52 kilómetros del puerto de Mazatlán, para supervisar las obras de riego, un tema que afecta a los agricultores y productores de la región debido a que no es aprovechada el agua del embalse.
“Estamos ya en una etapa nueva y pienso que es oportuno que se lleve a cabo este cambio y considero que el Gobernador Quirino Ordaz puede y tiene capacidad para hacer ese trabajo”, expresó en entrevista tras el recorrido en la supervisión de la presa.
López Obrador no descartó invitar a colaborar con su Administración a otros Gobernadores que estén por terminar su mandato, ya sean del PRI o del PAN.
“Vamos a invitar a otros Gobernadores que están concluyendo y a otros servidores públicos que representen a México, porque no es la representación de un partido, ni siquiera es la representación del Gobierno, es la representación del pueblo de México”, manifestó.
“Entonces, no se trata de banderías partidistas, por eso tomé está decisión de que Quirino (sea Embajador), aún no siendo del movimiento del que formo parte, aunque tengo licencia”.
¿También del PAN?, se le planteó.
“También”, respondió.
“Tomamos esa decisión (de proponer a Ordaz) vamos a cumplir con todo el procedimiento, hay que solicitar el beneplácito del gobierno de España y luego se tiene que enviar también el nombramiento ratificado al Senado, ese el procedimiento que se va a continuar, además el Gobernador Quirino va a concluir su mandato hasta octubre de modo que hay todavía tiempo, pero como estoy en Sinaloa aproveché para hacerlo”.
Al Presidente le acompañó en el mismo vehículo el Gobernador Ordaz y a cada mención del tabasqueño el priista esbozó una sonrisa.
“El Gobernador Quirino ha hecho un buen trabajo en este estado, ha tenido muy buena coordinación con el Gobierno federal, con el Gobierno que encabezo, y nos va a representar, considero, de manera digna en España”, aseveró.
“Tenemos en España buenas relaciones a veces no como quisiéramos por malos entendidos, pero yo aspiro a que se restablezcan por completo las buenas relaciones con España porque soy admirador del pueblo español”.
López Obrador aseveró que el pueblo español es trabajador, honesto y progresista, y le expresó su respeto.
“Ahora que les planteamos, de manera muy respetuosa, que ofreciera una disculpa, sobre la monarquía, por lo que se llevó a cabo de manera abusiva en nuestro País con las comunidades originarias, la represión que hubo, los asesinatos masivos, el exterminio que hubo, pues ellos no lo entendieron así”, dijo.
“Se sintieron ofendidos, actuaron creo que con soberbia; sin embargo, ya hay signos de que están aceptado de que son nuevos tiempos y que tenemos que actuar con respeto y seguir juntos”.

Cierran el paso
A su paso hacia la presa Picachos, López Obrador se encontró con una manifestación de productores de maíz y ladrilleros, quienes acusaron que el agua del embalse va directo al mar, sin ser aprovechada.
La presa Picachos se construyó en 2009 y fue concluida en 2013, para lo cual fueron inundados seis poblados.
Aunque el estado reporta grandes volúmenes de agua por lluvias, atraviesa por una sequía debido a que Picachos arroja al mar un 80 por ciento de su agua, de acuerdo con los quejosos.
“No tenemos nosotros el sistema de riego y se sigue yendo el agua al mar por el río Presidio, eso agrava a la construcción por la falta de ladrillo y el pozol que se va a Mazatlán”, dijo uno de los manifestantes.
Los inconformes pidieron al Presidente, con cartulinas y arengas, la urgente construcción del distrito de riego, para beneficiar al campo y el agua que requiere Mazatlán.