Benito Jiménez
Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO.-Una vez que dejó el Gobierno Silvano Aureoles, adversario político de Andrés Manuel López Obrador, el Mandatario federal envió toda la caballada y endosó al nuevo Gobernador Alfredo Ramírez Bedolla operar los programas sociales de la 4T.

Con el ex Gobernador el tabasqueño no se quiso ni parar en Michoacán.

«Ahora ya no voy a tener nada que me impida venir libremente a Michoacán», presumió.

«El Gobernador Alfredo Ramírez Bedolla cuenta con todo el apoyo del Gobierno federal, por eso estamos todos hoy aquí.

«Vamos a trabajar juntos, él va a representar, como fue la voluntad del pueblo, a los michoacanos, pero también va a ser mi representante en Michoacán, el Gobernador Alfredo Ramírez Bedolla, él me va a representar y va a coordinar todas las acciones del Gobierno federal en Michoacán», dijo.

Expresó su apoyo para que las acciones del Gobierno federal, todos los programas que se apliquen en los 113 municipios de Michoacán estén supervisados y coordinados por el Gobernador morenista.

«Vamos a que él armonice todas las acciones del Bienestar del pueblo de Michoacán, que él nos represente y esté pendiente de la aplicación».

Al encabezar el evento Plan de Apoyo de Michoacán, el Presidente dijo que el Estado va a tener todo el apoyo federal.

En el reporte, el Gobernador Ramírez dijo que existen situaciones difíciles y complejas

«Tenemos 70 días con toma del ferrocarril y zonas de Uruapan, específicamente en Calzontzin, y también tenemos cuatro quincenas sin pago a los maestros de plaza estatal, pero agradecerle todo el respaldo que nos está dando Presidente», dijo el morenista.