Desde el aumento de la tasa de referencia a 4.50% por parte del Banco de México, el director del Centro de Investigación y Desarrollo Empresarial, Alberto Aldape Barrios, señaló que el costo del crédito productivo se ha ajustado al alza y su tasa de interés redunda entre un 14 y 20%.
Algo similar sucedió con el crédito al consumo a través de las tarjetas bancarias básicas y las que ofrecen las tiendas comerciales, ubicándose respectivamente en tasas entre 50 y 70% y 70 y casi el 100%, mientras que hace unas semanas estaban entre un 40 y 45% y 60 y 90%.
Por su lado, el crédito hipotecario se mantiene igual entre un 8 y 10%, gracias a que es el crédito más seguro para las instituciones bancarias y además es el que quieren promocionar para colocar sus recursos.
El director del CIDE detalló que el crédito productivo estuvo durante el primer semestre en porcentajes de 12 a 18%, este producto financiero es el más afectado con el ajuste a la alza de la tasa de referencia de 4.25 a 4.50 por el Banxico. Ahora la tasa piso es de 14% y hasta el 20%.
Todo esto debe tomarse en cuenta, pues las familias de Aguascalientes vienen recuperándose de los impactos causados por la pandemia del COVID-19 durante el año 2020 y en lo que va del año, y entonces los recursos deben ser administrados con eficiencia y mucho más considerando el próximo regreso a clases.
Hoy más que nunca se debe entender que las tarjetas de crédito no son dinero adicional, que tienen un alto costo y si se usan para la adquisición de los útiles y uniformes escolares, estarán pagando en los siguientes meses con un costo financiero que provocará que empeore la situación económica de las familias.
Ojalá que se haya entendido que las tarjetas de crédito bancario no son para usarlas en la vida cotidiana, hay que aprender a usarlas para que no se conviertan en problemas financieros para las familias y que se utilicen cuando verdaderamente es necesario.
Sin embargo, se sabe que todavía muchas familias viven condiciones apremiantes y vuelven a tomar a las tarjetas de crédito para solventar los gastos inmediatos de la casa esperanzados de que más adelante tengan los recursos para cumplir con sus obligaciones en este producto financiero.