La nueva disposición de la Federación, que limita la participación de la iniciativa privada en la generación de energías renovables, además de ser un golpe a la reforma energética, sobre la que se han dado algunos pasos en pos de obtener electricidad más barata y menos contaminante, tiene tufo de ir en contra de la inversión extranjera que ya trabaja en proyectos de esta índole en México.

Así lo comentó el presidente de la Comisión de Energía de la Coparmex en la entidad, Juan Manuel Ávila Hernández, quien estimó que esa sería la causa por la que podrían llegar una serie de demandas en contra del Gobierno mexicano en tribunales internacionales, bajo el argumento de la violación a unos 30 tratados de protección de inversiones.

La situación es que de ser ganados esos juicios por los inversionistas extranjeros, México tendría que pagar cantidades de dinero que pondrían contra las cuerdas a las finanzas públicas, que de por sí están muy mermadas.

Aunado a ello, socialmente el impacto sería todavía más grave, toda vez que mientras la economía mexicana estará por los suelos, en otros países se estarán recuperando de la afectación derivada de la pandemia sanitaria que se atraviesa; “nosotros vamos a tener que enfrentarnos a eso, bajos estímulos, baja economía y en un ambiente de gasolina y electricidad cara”.

Agregó que esta nueva normatividad publicada en el Diario Oficial de la Federación hace un par de días provocará una afectación para el país pero también para Aguascalientes, pues se debe mencionar que aquí existen 2 proyectos concluidos y otro en etapa pre-operativa, de empresas que han invertido más de 400 millones de dólares.