Diana Gante
Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO.-El incremento en el precio de los combustibles, particularmente del diesel, preocupa a los transportistas, quienes podrían incrementar el costo de sus fletes.
Salomón Dip Leos, vicepresidente de la Confederación Nacional de Transportistas Mexicanos (Conatram), explicó que la mayor demanda global de gas y petróleo, y el conflicto bélico en Ucrania, generan un alza en los combustibles.
Sin embargo, reconoció que la política de contención de precios del Gobierno federal ha controlado de manera parcial los efectos de estos aumentos en el transporte.
Con el incremento sustancial de los combustibles, Hacienda aprobó un subsidio de 100 por ciento al Impuesto Especial sobre Productos y Servicios (IEPS) y un estímulo fiscal adicional al precio de las gasolinas y el diesel, aplicable al deducir IVA e ISR.
«Hemos traído entre 2.50 y hasta tres pesos de aumento en el diesel de un año para acá. Sólo de enero a la fecha llevamos casi 1.40 pesos de aumento promedio y ahora ronda los 23 pesos el litro, cuando debería estar sobre siete u ocho pesos más caro, como en Estados Unidos.
«Si a los precios les quitaran este impuesto especial, el diesel andaría alrededor de 32 pesos promedio en el País; estamos hablando de que este insumo es en promedio entre 42 y 46 por ciento el valor del flete», expuso el vicepresidente de Conatram.
De aplicarse los precios de los combustibles sin subsidios, el costo de los fletes podría incrementar entre 25 y 35 por ciento, añadió.
«Es decir, si se hace un flete por un monto de 10 mil pesos, entre 4 mil 200 y 4 mil 600 pesos es lo que se gasta en combustible, pero con el incremento se tendría que cobrar entre 13 mil y 14 mil pesos», señaló Dip.
Además, dijo que en las regiones donde el acceso al combustible es más complejo, los costos podrían incrementarse aún más, aunado a que ya se empieza a ver un tema de desabasto.
«Vemos un riesgo de desabasto porque en algunos lugares no hay capacidad de almacenamiento y esto quizá pueda resultar que en algún lugar del País se vea una mayor afectación», agregó el directivo de Conatram.
Pemex no tiene mucha capacidad para refinar, y hoy tiene que importar, añadió.
Y lo que importa no se lo van a dar al precio al que nos lo está dando, dijo.
«Tarde o temprano no alcanzarán las finanzas y se tendrán que soltar los precios de los combustibles que hoy se tienen así para controlar la inflación.
«Entonces todo irá aumentando, principalmente la canasta básica, lo que se traducirá en un impacto para los mexicanos», puntualizó Dip Leos.

¡Participa con tu opinión!