Natalia Vitela Paredes
Agencia Reforma

Cd. de México, México.-Ayer México fue el segundo país en la región de América que reportó más casos de Covid-19 y el primero en el número de fallecimientos, advirtió Cristian Morales, representante de la OPS en México.

“A las 15:00 horas de ayer, hora de corte, México fue el segundo país que más reportó casos en las Américas en las últimas 24 horas, y el primero en número de fallecimientos. Esto en un contexto claramente de tendencia a la baja de la llamada tercera ola”, alertó.

El experto indicó que esto significa que los esfuerzos para atender a las personas con formas graves de Covid-19 en México tienen que seguir desplegándose por largo tiempo, al igual que la campaña universal de vacunación contra Covid-19, la cual eventualmente requerirá también de campañas anuales una vez que esta pandemia esté controlada y se vuelva una endemia.

Durante su participación en la Presentación del Plan de Fortalecimiento de la Estrategia Nacional de Farmacovigilancia, dijo que los nuevos medicamentos, dispositivos médicos y vacunas contra Covid-19, así como para los otros problemas de salud, requieren de una estrecha farmacovigilancia, para atender y mitigar el número eventos supuestamente atribuibles a vacunas e inmunización.

“En este contexto en que la Covid -19 se proyecta para los próximos años como una importante preocupación de salud pública, es que la farmacovigilancia ha vuelto ha situarse como elemento esencial no sólo para contrarrestar la información errónea de las vacunas y facilitar la información confiable sobre su seguridad, sino como una herramienta indispensable para generar nuevas evidencias sobre la seguridad de los medicamentos”.

Por su parte, Hugo López-Gatell, subsecretario de Prevención y Promoción de la Salud, dijo que la farmacovigilancia es un elemento esencial de la seguridad sanitaria y sólo se puede lograr si se hace con el enfoque de proteger el interés público.

“Me da muchísimo gusto que además el planteamiento de farmacovigilancia rescate su origen esencial en lo público porque también… en años recientes, largos y sombríos años, la farmacovigilancia mexicana estaba en manos del sujeto regulado, en manos de la industria farmacéutica, y declaro: ‘No hay ningún prejuicio contra la industria farmacéutica’, pero lo que sí, nos parece absurdo y profundamente aberrante, es que se pretenda que el sujeto regulado puede ser el operador competente del mecanismo de vigilancia por el que es regulado; parte de este fortalecimiento implica este cambio”.