El emprendimiento femenino en México está en una etapa de crecimiento acelerado y cuenta con un apoyo cada vez mayor tanto de instituciones financieras como de iniciativas de formación y acompañamiento, como es el caso de la Asociación de Mujeres Empresarias Mexicanas (MEMAC), a través de programas específicos y mentorías de expertos internacionales, afirmó la secretaria de Relaciones Comerciales de dicha agrupación, Karla Lomelí Martín.
En conferencia de prensa, comentó que uno de los principales desafíos para las mujeres emprendedoras en México es el acceso a financiamiento. Sin embargo, las instituciones crediticias están cada vez más dispuestas a otorgar créditos a mujeres debido a su alta tasa de pago y su capacidad para gestionar negocios con eficiencia. Según datos del INEGI, el 30% de las empresas en México están lideradas por mujeres, y el 19% de ellas son nuevas emprendedoras.
Las razones que llevan a las mujeres a emprender son diversas: un 30% busca independencia, un 20% lo hace por gusto, otro 18% continúa con negocios familiares, y un 13% comienza un emprendimiento tras perder su empleo. Este variado conjunto de motivaciones refleja la resiliencia y la determinación de las mujeres mexicanas para superar obstáculos y alcanzar sus objetivos empresariales.
Lomelí Martín afirmó que, a través de la plataforma Despegamos Juntas MX, MEMAC se enfoca en proporcionar el acompañamiento necesario para que sus proyectos no solo sobrevivan, sino que prosperen. A diferencia de las incubadoras tradicionales, esta iniciativa se dedica a llevar de la mano a las emprendedoras, escalando sus negocios y transformándolos en empresas exitosas.
Señaló que los emprendimientos femeninos tradicionalmente se han enfocado en sectores como alimentos, bebidas, artesanías y manualidades. Sin embargo, en MEMAC trabajan para que las empresarias den un salto hacia sectores más tecnológicos y de alto impacto, proporcionando formación para superar las barreras tecnológicas y elevar la competitividad de sus negocios.