Estos lugares ofrecen cautivadoras opciones a las parejas que deseen realizar una travesía romántica el próximo 14 de febrero.

Hacienda Temozón, Yucatán
Otrora propiedad de cría de ganado y posteriormente donde se vivió el auge de la producción henequenera, la Hacienda Temozón del siglo 16 ahora es un hotel de lujo con 28 habitaciones. Además del romántico ambiente que ofrece la construcción, existe la posibilidad de que te organicen una cena a la luz de la luna y las velas. Los enamorados aprovechan para darse un refrescante baño en la alberca, pasear por los alrededores o vivir la mágica experiencia de recibir un masaje en un cenote.
El lugar se encuentra en el kilómetro 182 de la carretera Mérida-Uxmal.
thehaciendas.com/#temozon-sur

San Miguel de Allende, Guanajuato
Una estancia para dos en un íntimo hotel boutique con la vista majestuosa de construcciones coloniales; un relajante tratamiento de spa; un baño en temascal; una visita a un viñedo; o compartir un platillo italiano, con música jazz en vivo al fondo.
Todo esto ofrece la ciudad guanajuatense de San Miguel de Allende a los viajeros enamorados que busquen rendirse ante sus múltiples encantos.
sanmigueldeallende.gob.mx

Sayulita, Nayarit
En Sayulita, una de las joyas de la Riviera Nayarit, las parejas pueden disfrutar de clases de surf y, si prefieren no quedarse en un hotel convencional, existe la posibilidad de acampar frente a la playa. Tras un largo día disfrutando la costa y los placeres gastronómicos del lugar, una buena opción es acudir a un retiro para practicar turismo de bienestar y recibir un tratamiento en el que se utilicen productos de la zona.
Y, si los enamorados están listos para darse el sí, el destino se ha convertido en uno de los favoritos para casarse a la orilla del mar.
www.visitmexico.com/es/ destinos-principales/nayarit/riviera-nayarit

Holbox, Quintana Roo
La isla quintanarroense de Holbox está lista para enamorar a quienes la visiten. Luego de tomar un ferri desde Chiquilá, los visitantes pueden hospedarse en alguna de las románticas estadías que presume el destino, disfrutar de la calma o tomar el sol en alguna de las hamacas o columpios que algunos hospedajes han colocado sobre el mar. Es obligatorio rentar una bicicleta e irse a dar vuelta por la población.
Cabe señalar que los lugareños son muy amables.
También conviene tomar el Tour de las Tres Islas, que lleva a Isla Pasión, llena de vegetación; el cenote de Yalahau, en el que se puede nadar; y la Isla Pájaros, ideal para avistamiento de aves.
www.playasmexico.com.mx/holbox-467.html