El tope de precios en la venta de gas LP, dispuesto por el Gobierno Federal, preocupa al sector en la entidad, luego de que no está descartada la posibilidad de que, al igual que en otros estados, se lleve a cabo una suspensión en la venta del energético.
Integrantes del sector gasero en Aguascalientes confiaron a El Heraldo lo que podría significar que el candando en el precio por kilogramo de gas LP pueda mantenerse por tiempo indefinido. Lo anterior provocaría que las pequeñas empresas pudieran desaparecer o, en su caso, ser adquiridas por aquellas de mayor consolidación y darle paso así a un monopolio. A nivel local, son alrededor de doce gaseras las que se encargan de prestar el servicio, mismas que, a decir del entrevistado, lamentablemente no se encuentran unidas, lo que podría, al final de cuentas, generar algunas discrepancias que no abonarían a los consumidores. Algunas de estas medidas, que tendrían que tomar las empresas, en caso de que el tope en los precios se mantenga, incluyen desde realizar paros técnicos, es decir, descansos obligatorios al personal, o incluso el despido de trabajadores, en el peor de los casos. Finalmente, lamentaron la intervención del Gobierno Federal, a quien responsabilizaron de que el precio en energéticos no se pueda mantener y que, al contrario, la paraestatal tenga que abastecerse del mercado internacional, lo que repercute directamente en el incremento de los precios, tanto para las empresas gaseras como para sus respectivos clientes.
“Teníamos fe que, con la Reforma Energética, hubiera estabilidad, pero qué es lo que pasó: que llegó el presidente y la echó a perder, como todo a lo que le ha metido mano. Si los precios son elevados para los clientes, es porque, como empresa, también venimos enfrentando alzas”, concluyó.