Siguen las pláticas entre empresarios del transporte público, y uno de los grupos no ha mostrado intención de sumar a ADO que ha sido invitada a colaborar en la mejora del servicio colectivo urbano, en ésta se encuentran los propietarios de las 43 unidades que fueron retiradas de la circulación al inicio de la presente semana y que son parte de la Línea Exprés.
El gobernador Martín Orozco Sandoval, resaltó que sacar de circulación unidades que no han cumplido con los requisitos, como en este caso es no contar con el permiso vigente y satisfacer la demanda con otras unidades, es sólo parte de la transición.
Resaltó que este servicio es parte del proyecto estratégico en el tema de movilidad, en el que se incluyó el transporte Yo Voy, “hubo una empresa que en realidad no ha querido llegar a un acuerdo, fueron cuatro las empresas que se firmaron y están en función con ADO, pero hay otra que no, y tuvimos que sustituir algunos de esos camiones por otros”.
Cabe mencionar que Línea Express se encarga de operar las rutas 20, 40 y 41, que son las de mayor demanda, y que además, tiene la mayor parte de la flotilla de autobuses de la marca china Yutong, adquiridos hace dos años a través de un financiamiento, en busca de la modernización de las unidades y para dar acceso a personas con discapacidad e inclusive, se dijo, tendrían tecnología a bordo.
Insistió que las negociaciones con los empresarios locales para fusionar los trabajos con la empresa ADO, seguirá de aquí hasta el mes de octubre, y si alguna decide no ser parte del proyecto, se abrirá la puerta a otros y ojalá que pudieran ser locales los interesados.
Indicó que el retiro de las 43 unidades que se dio a partir del pasado domingo no afectó la prestación del servicio, puesto que fue posible incluir otros camiones, aunque esto será de manera provisional o también podría ser definitivo, todo depende del acuerdo a como se vayan dando las negociaciones de aquí al antepenúltimo mes del año.
Cabe mencionar que el domingo pasado, fueron retiradas de circulación 43 unidades de transporte público colectivo cuyos dueños no renovaron su permiso para circular y prestar el servicio, lo que obligó a incorporar a igual número de unidades para atender la demanda del pasaje de este lunes y que las rutas pudieran ser cumplidas con oportunidad.
De acuerdo a información de la Coordinación de Movilidad, en la revisión de rutina que se hace en el servicio de transporte, se detectó que no cumplían con los requisitos para la renovación y fueron retiradas, por lo que surgió la advertencia que la acción de supervisión continuará, pues no se descarta que haya más camiones que deban ser suspendidos del servicio.