La falta de incentivos para generar empleos formales aunado a la falta de apoyos por parte del Seguro Social y la Secretaría de Hacienda, complican la apertura de nuevas empresas en estos tiempos de pandemia, estableció el presidente del Colegio de Economistas de Aguascalientes, Jael Pérez Sánchez.

En videoconferencia de prensa, afirmó que generalmente abrir una empresa depende mucho del estado de la República donde se haga, ya que hay entidades donde la simplificación de trámites es muy rápida para poder echarla a funcionar, sin embargo, con la situación de la pandemia dichos trámites se han complicado y actualmente uno de los principales obstáculos se tiene en el SAT que no está funcionando óptimamente, por lo que no se puede hacer el registro de nuevas empresas o incluso muchas no pueden hacer la actualización de su firma electrónica.

Otra situación en contra, es el hecho de que no hay incentivos para generar empleos formales por parte del Seguro Social para registrar nuevos puestos de trabajo, además de que las políticas en materia económica que se han empleado por parte de los Gobiernos Estatales es que la mayoría de los apoyos van dirigidos a las empresas que ya están en funcionamiento, “No es crítica, de hecho es muy correcto ese tipo de políticas, sin embargo, vemos muy pocas acciones a favor de la apertura de nuevas empresas en tiempos de pandemia”.

Ante este escenario de dificultades, Pérez Sánchez advirtió que las micro y pequeñas empresas son las más endebles en este tiempo de pandemia, por lo que las exhortó a tomar una serie de medidas para evitar su desaparición, entre las que destacan el cuidar su flujo de efectivo; buscar los apoyos del Gobierno Estatal y municipales; buscar créditos baratos que les permita seguir funcionando; pensar en la seguridad de los trabajadores, adoptando los protocolos de salud para evitar contagios que perjudiquen a sus empresas; y adoptar las nuevas formas de ventas a los clientes mediante el uso de las nuevas herramientas tecnológicas tales como redes sociales, entre otras. “Tenemos que cambiar el chip y entender que la forma como se llevaba el comercio ha cambiado de manera importantísima y para los que no estén dispuestos, será la muerte de su negocio”.