El director del CIDE, Alberto Aldape Barrios, afirmó que cada día, los mexicanos escuchan dos horas las conferencias mañaneras, donde AMLO informa cada tres meses lo que considera haber logrado, de tal manera que el 1° de septiembre quedó únicamente como un acto protocolario entre el Ejecutivo y el Legislativo para entregar resultados que no se conocen bien, porque sólo emite un mensaje a la nación.
Agregó que el presidente López Obrador debería proporcionar un informe con estadísticas, datos duros, comparaciones reales y desafortunadamente se tiene un titular del Ejecutivo que dice tener otros datos y se ve que tras una caída estrepitosa de la economía por la pandemia y la ausencia de políticas públicas que incentiven el desarrollo económico, este 2021 apenas crecerá un 6% del PIB.
Los tres primeros años no son halagadores, ojalá en los otros tres no se distraiga en la parte política y ponga énfasis en una política pública para un desarrollo económico y que deje de apostarle al petróleo, es decir que hay un cambio de actitud y tome en cuenta a la iniciativa privada.
El titular del Centro de Investigación y Desarrollo Empresarial aseveró que en el rubro de salud, el Insabi no sustituyó satisfactoriamente el Seguro Popular, ni ha tenido los resultados esperados, ni se saben cuáles son los beneficios para la población.
En educación se evidencia durante la pandemia, la falta de infraestructura y capacidad para llevar a cabo las trasmisiones de clases a distancia, con una enorme diferencia considerando las diferentes regiones del país.
Otro aspecto destacable es que cada que llueve se inunda la refinería Dos Bocas, un tren maya que provoca un daño ecológico en el sur sureste del país, así como programas sociales que no han logrado combatir la desigualdad social en el país. Otros programas como “Jóvenes construyendo el futuro”, “Adultos mayores” y “Sembrando vida” han sido meramente un gasto público, no de inversión, lo cual no da resultados sociales positivos.
Respecto a la política internacional, el presidente de México se ha dedicado a enemistarse con el principal socio que es EUA al poner una demanda contra las empresas que fabrican armamento, en lugar de fijarnos que la frontera contigua es porosa y que por ahí pasan esas armas.
Además, cerró empresas que generaban energía limpia y seguramente en el marco del TMEC, esas empresas ganaran los juicios en su momento contra el Gobierno mexicano. Para Aguascalientes, el sector automotriz se pone en riesgo con el cambio de cómo el gobierno norteamericano evalúa la integración regional de valor, lo cual sería muy serio pues se traduciría en aranceles manufacturados en México y que son adquiridos en Estados Unidos.