Édgar Vielma Orozco, director general de Estadísticas Sociodemográficas del INEGI, aseguró que el promedio de horas destinadas por los mexicanos a actividades remuneradas es de 44 horas a la semana, el hombre trabaja 48 horas y la mujer 38 horas; sin embargo, con referencia al tiempo dedicado al trabajo doméstico el promedio es de 35 horas, la media de las féminas es de 50 horas, mientras que en los varones es de 17.6 horas.

Al respecto, detalló: “hay que verlo con mucho cuidado, porque el varón tiene más horas trabajadas remuneradas, por lo tanto, ya le resta menos tiempo para actividad no remunerada, en cambio en el caso de la mujer, al tener menos proporción de mujeres en el mercado laboral, evidentemente tienen una actividad mayor en el contexto laboral no remunerado. Aun así, hemos visto que en poblaciones donde hay equidad, de que ambos están trabajando de manera remunerada, de todos modos la mujer dedica a actividades domésticas el doble de horas que el varón”.

Vielma Orozco sostuvo que las mujeres dedican 20 horas más que los hombres en trabajo considerado como no remunerado, es decir, actividades como cocinar y lavar; 16 horas más para el cuidado de integrantes del hogar; y 3.2 horas más en apoyo a otro hogar.

Estos datos, son el resultado de la Encuesta Nacional sobre Usos del Tiempo (ENUT), la cual tiene como objetivo el medir y valorar el trabajo doméstico no remunerado, ya que históricamente, se ha realizado una medición de la actividad económica y laboral remunerada por medio de instrumentos que no reflejan la totalidad del trabajo que realiza cada individuo.

Para finalizar, el director general de Estadísticas Sociodemográficas del INEGI destacó que en general los mexicanos destinan más tiempo a las labores domésticas que al trabajo remunerado, pues se estima que a la semana, las personas de 12 años o mayores dedican casi seis mil millones de horas a ambas actividades en el país, de estas, solamente 42% se emplean en un trabajo remunerado, mientas que 55.4% se sutilizan para tareas del hogar o alguna actividad por la que no van a recibir dinero.