Édgar Contreras
Agencia Reforma

CDMX. – El Tricolor entró a terapia intensiva…
O México vence el domingo a Ecuador o se despedirá de la Copa América en la Fase de Grupos, ¡por tercera vez en sus últimas 4 participaciones!
La derrota contra Venezuela, 1-0 con gol de penal de Salomón Rondón, agudiza el mal estado de salud del Tricolor.
Es cierto que México aún tiene en sus manos el pase a los Cuartos de Final, pero aún no encuentra la cura para la falta de contundencia, las distracciones defensivas, las nulas variantes tácticas.
Al Tricolor le duele tanto anotar que Orbelín Pineda desperdició un penal al 87′, ese por el cual ahora solo sirve el triunfo contra Ecuador, favorito del Grupo B.
Santiago Giménez está tan ansioso que su sustituto, Guillermo Martínez, suele pesar más en pocos minutos. El goleador del Feyenoord ya lleva 11 juegos sin gol con el Tri y ayer falló una clara al 19′, tras una fenomenal recepción dirigida y después un remate machucado.
México nulificó a Venezuela en el primer tiempo gracias a los cambios de juego en diagonal o los trazos a la espalda de los centrales, con un dinamismo que incluso provocó que Charlie Rodríguez y el lateral Gerardo Arteaga coquetearan con el gol.
Apenas una vez la defensiva descuidó a Salomón Rondón, quien estrelló el balón en el poste. Eran los primeros síntomas de lo que sería el arranque del complemento, en el que una modificación táctica -el ingreso del contención Cristian Cásseres por el enganche Jefferson Savarino- alivió a los sudamericanos.
Julián Quiñones atropelló en el área mexicana al lateral Jon Aramburu, penal clarísimo que no fallaría un goleador como Rondón.
El Tricolor tardó en conectarse nuevamente. En los últimos minutos el ímpetu de Memo Martínez y César Huerta, además del repliegue venezolano, derivó en varias jugadas de gol, en particular el penal que fallaría Orbelín.
Venezuela derrotó por primera vez a México en 14 partidos.
Para colmo, tras la baja de Edson Álvarez, el Tri perdió a su nuevo capitán César Montes, quien no jugó el complemento presumiblemente por una lesión.
México debe ganar para evitar un cuarto ridículo consecutivo en la Copa América, porque lo anteceden dos eliminaciones en Fase de Grupos y el amargo 7-0 contra Chile en Cuartos de Final en 2016.