De manera paulatina se han puesto al corriente en el trabajo cotidiano en los juzgados estatales y en todas las materias, menos en los asuntos en los que se tiene que hacer una audiencia para la escucha de menores, que se lleva en las instancias familiares pero que para evitar poner en riesgo a los infantes que tengan que acudir, siguen suspendidas.

De acuerdo a información proporcionada por el Supremo Tribunal de Justicia del Estado, aun en medio del programa de aislamiento productivo, personal del Poder Judicial trabajó a puerta cerrada en varios asuntos, inclusive los ordenamientos urgentes se llevaron a los juzgados.

Pero una vez en que se autorizó la apertura de puertas del Poder Judicial y la atención al público, se avanza en los acuerdos que estuvieron pendientes, por lo cual no se puede hablar de algún tipo de rezago a estas alturas.

“En la actualidad se está llevando el trámite de todos los asuntos, no hay materia que esté detenida o no avance”, a menos que se trate de aquellos casos en los que se requiera de la presencia del menor de edad que tiene que ser oído para resolver asuntos de divorcios, separaciones, custodias, patria potestad, alimentos, entre otros, en los que es necesario conocer el sentir del menor, al cual se le escucha a través de la participación de un psicólogo.

Pero como se trata de un tema al que se le debe dar cauce, es por lo que se trabaja ya en la elaboración de un protocolo que permita ya sea la entrada de menores de edad al Palacio de Justicia sin que se le ponga en riesgo, o bien, que haya otra forma de llevar a cabo la escucha de los infantes sin que se sientan amedrentados.

Así pues, ese tipo de audiencias de los juzgados familiares, en los que se requiere la escucha de menores de edad, son las que están siendo aplazadas, pero “se va a sacar próximamente un protocolo para oírlos”, y es que de momento se carece de un marco normativo para que el desarrollo del procedimiento sea legal e imparcial, ya sea en una escucha a distancia y evitar la alienación parental.

En el resto de los juzgados se trabaja de manera normal, y la carga de trabajo se divide en 2 turnos, pues para evitar la aglomeración del personal la mitad acude por la mañana y se encargan de los asuntos de atención al público, y la otra por la tarde, y se encargan más del trabajo de escritorio, de estudio de los casos y resoluciones.