La situación sanitaria que se vive en Aguascalientes, México y el mundo, ha afectado a varios sectores de la población económicamente, aunque algunas personas aún mantienen su ritmo de vida normal en sus empleos ya que no pueden darse el lujo de quedarse en casa sin que su economía se vea afectada.
No obstante, mantener el ritmo de trabajo con la finalidad de sostener económicamente a la familia también involucra un riesgo para la salud, ya que las personas que viven al día se exponen a ser contagiadas o contagiar a alguno de los familiares.
Es por eso que la empresa Soriana ha decidido apoyar a sus trabajadores más vulnerables ante esta situación sanitaria, los cuales son los “cerillos” o empacadores, en donde la gran mayoría de personas que ocupan este puesto son personas de la tercera edad, por lo que tuvieron que dejar su trabajo hasta que pase la contingencia.
Esta medida fue tomada por parte de la empresa para evitar un posible contagio de coronavirus; sin embargo, el no poder trabajar sin duda significaría un peligro para su economía, por lo que la empresa y los mismos trabajadores han decidido guardar la propina de los compradores y en su momento duplicar esta suma y entregársela de manera íntegra a sus trabajadores.
En las diferentes sucursales de Aguascalientes se encuentran cajas de cartón que guardan esta propina de los compradores, mientras que los encargados de realizar la tarea de los “cerillos” son los cajeros, jóvenes de la empresa o los mismos compradores.
Aún no se sabe cuándo podrán regresar a trabajar los empacadores de la tercera edad de manera habitual; sin embargo, en este periodo de contingencia los adultos mayores podrán mantener su salud resguardada y su economía estable gracias a esta iniciativa.