El Mando Único en materia de seguridad pública ha funcionado en el estado, si bien por ahora son dos alcaldes que han manifestado su negativa a incorporarse a esto, lo cual se respetará, no sin antes pedirles que lo analicen más a consciencia, pero de insistir en esa postura, se respetará la autonomía, expresó el gobernador Martín Orozco Sandoval.

De momento sólo los alcaldes de Jesús María, Antonio Arámbula y Armando Rodríguez, de San José de Gracia, han mostrado su negativa para integrarse al Mando Único, pero se ha girado la instrucción para que el secretario general de Gobierno, Juan Manuel Flores, que tiene contacto constante con ellos, lo trate de cerca, “la verdad es que la capital tiene su propia dinámica y lo entendemos, desde un principio dice que no va con el Mando Único”.

Pero se debe hacer notar que es en el resto de los municipios donde a diario la tranquilidad social se ve amenazada, además, el que haya conflictos alrededor del estado, como son Jalisco y Zacatecas, hace que se tenga que estar más atentos y preparados, y es que en la mayoría de los municipios tienen pocos elementos policiacos y equipo. Pero aunque no haya inclusión al Mando Único, los operativos de la Seguridad Estatal continuarán dándose cuando sea solicitado o necesario.

De no adherirse al Mando Único, el director y subdirector de Seguridad Pública correrá exclusivamente a cargo de la autoridad municipal, y en general, operativos y resultados estarán exclusivamente al mando de los ayuntamientos, lo que sería una alta responsabilidad solo para ellos.

No obstante, Orozco Sandoval aclaró que la seguridad es un tema en el que no debe haber contrapunteo en las decisiones políticas o administrativas, porque el delincuente pronto se da cuenta de la diferencia entre corporaciones y se llega a colar.

Comentó que Jesús María es un municipio que siempre ha tenido problemas fuertes de adicciones y conflictos de conductas antisociales fuertes, así como de desarrollo urbano, dijo el gobernador, y en San José de Gracia no se diga, ya hasta el propio alcalde lo ha padecido.