La periodista y directora de la Revista Siempre, Beatriz Pagés, hizo ayer un llamado a la ciudadanía a una invitación participativa para construir el proyecto de gobierno de carácter local y nacional, es decir las políticas públicas que deben emprenderse ya en un contexto complicado, pues hoy en día se encuentra en riesgo la libertad de expresión para los periodistas, la democracia y la cohesión social.

Comentó que es tiempo para que los mexicanos se unan en defensa de esta casa llamada México y Aguascalientes, es urgente salvar instituciones, mejorarlas, modernizarlas y adaptarlas a las necesidades del siglo XXI; se requiere una revisión total de país, pero también se debe impedir que se siga socavando la democracia.

Así mismo, dijo que a nivel federal se cuenta con un gobierno que todos los días ataca a sus adversarios y uno de ellos son los periodistas y los medios de comunicación; “la barrera más importante que tiene la democracia es la libertad de expresión, si los periodistas claudican en la defensa de esa libertad de pensamiento, se caerá todo lo demás, no habrá libertad de asociación, de empresa ni respeto a la propiedad privada”.

Consideró que México se encuentra en riesgo como país y por esa razón tiene, como periodista, la obligación moral de salir en defensa y denunciar toda la arbitrariedad en contra de la estabilidad de los medios de comunicación y de los profesionales de la información.

“Lo peor que pudiera suceder es que los periodistas se conviertan en colaboracionistas de un proyecto político eminentemente autoritario, lamentablemente hay pocas voces independientes y las que existen son atacadas, humilladas y denunciadas, lo cual no se puede permitir y hay que tener el valor para salir en defensa de la libertad de expresión”.

Finalmente, Beatriz Pagés recalcó que si los periodistas se quedan callados, el silencio significará nuestra futura e inmediata derrota, nos encontraremos como otros países como Nicaragua que quitan papel y cancelan medios de comunicación, y también algo similar a la experiencia de Venezuela; por ello los periodistas mexicanos deben defender sus espacios y no permitirse claudicar en la libertad de expresión.