Redacción | El Heraldo
Segunda parte

Sin desastres naturales registrados el último lustro y con amplia capacidad instalada para tratar agua, el Índice de Competitividad Urbana de Aguascalientes se ubica en primer lugar entre 17 ciudades de más de un millón de habitantes, para el rubro “Manejo Sustentable del Medio Ambiente”.

Esa calificación compensa los puntos bajos reportados en el ICU en materia económica, de innovación y eficiencia gubernamental, permitiendo que esta capital se ubique en el séptimo lugar entre las evaluadas.

Sin embargo, la misma variable destaca pendientes en generación de residuos sólidos por habitante, consumo de agua e intensidad energética de la economía, con capacidad mediana de atención.

En el rubro “Sistema de Derecho Confiable y Objetivo”, el índice baja de nuevo pues la incidencia delictiva y el tema de secuestros no está bien visto y apenas reconoce avances en control de hechos como el robo de vehículos, tasa de homicidios y percepción de seguridad, con lo que ocupa el 4° lugar de la lista.

El mismo cuarto lugar lo ocupa en el tema “Sistema Político Estable y Funcional”, si bien deja qué desear en Participación Ciudadana, Competencia Electoral, trato a Periodistas y existencia de Organizaciones de la Sociedad Civil.

Esta Ciudad-Estado baja su ICU en la variable “Sectores Precursores de Clase Mundial” en la que lo más destacado y de competitividad alta es la agenda del Sistema de Transporte Estructurado, pero muestra alertas en inversión en transporte público, uso de servicios financieros y víctimas en accidentes relacionados con transporte. En este caso Aguascalientes ocupa el sexto lugar.

La existencia de 2.1 empresas socialmente responsables certificadas por cada 10 mil en Aguascalientes, enciende el foco de baja competitividad para Aguascalientes en la variable “Sociedad Incluyente, Preparada y Sana”, donde se posiciona como la octava de 17 ciudades enlistadas.

En contraparte, el mismo rubro destaca alta competitividad por la baja incidencia de mortalidad infantil y abre areas de oportunidad en grado de escolaridad en población de 25 años o más, amplia brecha de ingresos por género, personas que viven por debajo de la línea de bienestar y la cantidad de camas por hospital, entre otras asignaturas de competitividad media baja.

En el promedio de las variables evaluadas, la ciudad de Aguascalientes, con su población superior al millón de habitantes, apenas sobresale en competitividad urbana y los retos están bien identificados si se desea volver a niveles que hace años destacaron la entidad en el contexto nacional.