Un grupo de derechohabientes del Instituto Mexicano del Seguro Social, acompañados de sus familiares, se manifestaron en la Plaza de la Patria de Aguascalientes para expresar su descontento ante la inminente reubicación de sus tratamientos subrogados de hemodiálisis y exigen la intervención de las autoridades locales para evitar lo que consideran un traslado perjudicial para su salud y bienestar.

La señora María Elena Durán argumentó que la Clínica Tepeyac a donde los mandarán a partir de este sábado, no cumple con las normas y protocolos necesarios para la atención adecuada de pacientes renales. «Es una clínica que no cuenta con las instalaciones adecuadas. No cumple con las normas del protocolo que debe tener una clínica de hemodiálisis”.

Los manifestantes compararon la calidad de atención de otras clínicas privadas de hemodiálisis, con la que recibirían en este nuevo lugar. Según María Elena Durán, aquellas sí cuentan con personal médico y de apoyo altamente capacitado, instalaciones adecuadas y una atención integral que se traduce en mejoras en la salud de los pacientes. «Ahí no falta la nefróloga, ni nada y nos dan una buena atención».

La principal preocupación de los manifestantes radica en los riesgos que implica el traslado a una clínica que consideran inadecuada, al recordar experiencias pasadas en las que varios pacientes sufrieron complicaciones graves debido a la falta de experiencia del personal en clínicas subrogadas.

Además, los pacientes destacaron las dificultades físicas que enfrentan muchos de ellos, lo que hace aún más crítico contar con instalaciones adecuadas y accesibles. «Hay pacientes que ya no ven, que les falta un pie, que no caminan. Los tienen que mover en silla de ruedas o en camilla y hay que subir escaleras para esta nueva clínica».