Mayo fue un mes complicado en materia de salud, pues a pesar del esfuerzo para contener el COVID-19 por parte de las autoridades, no ha sido posible, y por el contrario prácticamente en este lapso se cuadruplicaron las personas contagiadas, hasta llegar a 1,151 pacientes con coronavirus al cierre de la Jornada de Sana Distancia.

Cabe referir que del 14 de marzo al 30 de abril habían sido sólo 232 pacientes positivos y 7 fallecidos con 2 mil 586 pruebas aplicadas; para entonces se hablaba de 64 recuperados y 153 sospechosos, y estaban libres de contagios en el estado solamente los municipios de Cosío y San José de Gracia.

Mientras que del 1º al 30 de mayo el reporte fue de 1,151 personas confirmadas con el coronavirus, en este lapso se registraron 34 muertes por esta causa y se consideraron 538 ya recuperados, de manera que 613 personas siguen con el COVID-19 activo y por tanto en cuarentena para su recuperación, entre éstas están incluidas las 25 que están hospitalizadas en condición grave y 17 muy graves, la mayoría en el IMSS, seguido por el Hospital Hidalgo y el ISSSTE.

Con estos datos es que llegó a su conclusión la Jornada de Sana Distancia y el arribo de la “Nueva Normalidad” que formalmente comienza este día, en que las actividades productivas y sociales se estarán incorporando paulatinamente, tal como se ha dado en Aguascalientes desde hace poco más de 2 semanas en los que coincidentemente también se han registrado los picos más altos de contagios.

De acuerdo al informe presentado por el sector salud de la localidad, destaca que en las últimas 24 horas no se presentaron nuevos decesos por la enfermedad, además de resaltar que Aguascalientes es una de las entidades con mayor disponibilidad hospitalaria; 88% en camas generales y 84% de terapia intensiva.

Tal como en días pasados refirió el mandatario Martín Orozco Sandoval, aquí se tendrá el semáforo propio para reiniciar actividades por giros mercantiles como ya se comenzó desde hace 2 semanas, pero también se continuarán haciendo más pruebas, para mantenerse en segundo lugar, sólo después de la Ciudad de México, con el mayor número de reactivos aplicados, de ahí que se hacen 456 por cada 100 mil habitantes.