Satisfecha de haber contribuido en las acciones preventivas para erradicar la pandemia por COVID-19, al haber participado en todas las jornadas de vacunación, se expresó la enfermera Yetzely Macías García, pertenecientes a la dirección del área de la jurisdicción sanitaria número 1 del ISSEA. Su vocación de servicio, al igual que la entrega de decenas de sus compañeros, permitió la aplicación de más de un millón de vacunas en total en todo el estado, hasta ayer.

Dentro del personal encargado del suministro del biológico, ha estado la joven Yetzely, quien ha participado activamente a largo de los últimos meses. Reconoce que las jornadas de salud por efectos de la pandemia, han significado un desgaste natural, derivado de la cantidad de personas atendidas por día, mayores horas laborales e incluso jornadas en las cuales por razones obvias tiene que permanecer de pie. Sin embargo, fiel a su vocación de servicio, detalla que la satisfacción de poder aportar su granito de arena, para vacunar a las personas y pronto salir de la crisis sanitaria, es algo que la motiva a seguir trabajando y dar un extra.

Confiesa que la pandemia la ha puesto a reflexionar sobre la importancia de mantener una relación afectiva con la familia y seres cercanos, pues a pesar de que ella por fortuna no ha sido contagiada, sí ha sabido de compañeros que por el contacto con personas positivas, vieron comprometida su salud.

Así lo dijo:
“Claro que es una enorme satisfacción poder contribuir en estas acciones y que pronto todo vuelva a la normalidad. Veo gente de todas las edad que vienen y no importa que sea ya en su último día, lo importante es que se den el tiempo de recibir su dosis y ayuden a disminuir los contagios”, expresó.
Yetzely Macías García.