La Secretaría de Desarrollo Urbano del Ayuntamiento de Aguascalientes confirmó que las avenidas y calles de la Central de Abastos ubicada al sur citadino, son propiedad municipal, no así las bodegas que se vendieron a particulares, quienes sencillamente no han mostrado interés para avanzar en la modernización de sus vialidades.

Jaime Gallo Camacho, titular de la Sedum, informó que los propietarios de esas bodegas primero deberían organizarse y designar a un consejo de administración para atender los diversos asuntos de ese mercado, pero mientras no lo hagan, la autoridad no invertirá en un espacio que poca venta tiene al público consumidor.

Además, dijo que la ciudad capital, incluida la zona rural, enfrenta grandes demandas que deben ser atendidas y ahí se canalizarán los recursos donde existe alta concentración poblacional.

En entrevista con El Heraldo, el funcionario señaló que este mercado en su momento fue promovido por el Municipio para su construcción y al paso del tiempo se dejó abandonado por parte de los propietarios; hoy prácticamente el 70% de los locales comerciales no se utilizan para venta.

“Los propietarios no han tenido interés para organizarse y sólo usan las bodegas para almacenamientos de materiales y artículos de otras tiendas que están ubicadas en otras partes de la ciudad”.

Para lograr la intervención del Municipio en esa Central de Abastos se requiere un convenio jurídico con los locatarios para avanzar en la pavimentación con concreto hidráulico, como en su momento lo hizo el ex alcalde Antonio Martín del Campo, pero los comerciantes simplemente han mostrado su desinterés para desarrollar un trabajo conjunto.

Apuntó que el Municipio no está negado a apoyar a los mercados, por el contrario ya lo hizo con el Centro Comercial Agropecuario para pavimentar calles, pero ahí los condóminos pusieron también recursos económicos para realizar las obras de vialidades.

“Para intervenir en la Central de Abastos se requiere organización y compromiso por parte de los locatarios en cuanto a que van a utilizar este mercado a favor del bien común de la sociedad de Aguascalientes”, detalló.

En 1979 el Municipio compró el terreno, urbanizó el lugar, vendió los locales y las vialidades quedaron municipalizadas, de tal forma que es compromiso del Ayuntamiento atender las calles, pero la realidad es que en esa zona hay pocos usuarios y no se ha justificado la atención sistemática de los servicios en ese centro comercial.