Salvador Rodríguez López

Al mismo tiempo que el secretario de Finanzas del Gobierno del Estado, Jesús Magallanes, amenaza con hacer un “barrido” con los vehículos que porten placas vencidas o que carezcan de ellas, el ex presidente del Colegio de Abogados de Aguascalientes, Fernando Amador Macías, reitera que las detenciones de unidades que se encuentren en esa condición son un acto ilegal, por lo que junto con varios de sus colegas brindarán orientación a los perjudicados, al considerar que se daña la economía y el patrimonio familiar.

Magallanes alega que el procedimiento se fundamenta en lo que señala la Ley de Movilidad (Tránsito) del Estado y se lleva a cabo después de una campaña para invitar a los morosos a regularizar su situación, campaña que por cierto no tuvo la difusión debida. La dependencia exige el pago del control vehicular y el canje de placas, que es independiente a la verificación ambiental. Dijo que el incumplimiento de algunas de las causales enunciadas en la legislación, como no contar con el engomado, es motivo de detención, además se castigará a quienes presenten placas en un lugar no visible o no autorizado, lo mismo de aquellos que lleven placas sobrepuestas o con permisos ya vencidos de otros estados.

Para la Secretaría de Finanzas “la ley es muy clara en el sentido de que incumplir con éstas y otras disposiciones, referentes a las matrículas, será motivo de sanción”, por lo que las láminas se deben exhibir, una en la parte delantera y otra en la parte trasera y sólo los motociclistas y remolques las portarán en la parte trasera; también se recuerda que las placas deberán estar en buen estado de conservación, libres de objetos, leyendas, distintivos, rótulos, micas o dobleces que dificulten o impidan su legalidad.

Lo que omitió Jesús Magallanes fue informar el porqué hay una excesiva magnanimidad de la dependencia a su cargo con los vehículos con placas extranjeras, conocidos como “chocolate”, que circulan por cualquier parte del estado sin que tengan necesidad de renovar las láminas ni pagar control vehicular y verificación.

Frente a esa postura, el licenciado Fernando Amador señaló que al igual que sucede con las detenciones de las unidades pendientes de la verificación vehicular, el operativo que anuncia el tesorero estatal y que hará en coordinación con elementos viales “atenta el derecho de libre tránsito”.

Sostuvo que los operativos de finanzas y de la autoridad ambiental tienen como único fin el recaudatorio, con lo que se extravía la atención de las autoridades en asuntos de mayor transcendencia y de urgencia, como es el mantenimiento de las vialidades y seguridad pública.

Lo que debe hacer la Secretaría de Finanzas es realizar una requisa de vehículos con placas extranjeras para determinar en qué condiciones se internaron en el país y por cuánto tiempo, teniéndose en cuenta que este tipo de unidades al no estar registradas localmente pueden protagonizar un accidente y sin más lo abandonan en el mismo lugar para evadir cualquier tipo de responsabilidad. También están los que tramitan permisos de otras entidades del país y que inclusive son gestionados aquí, los que tampoco son molestados en lo más mínimo.

Debido a este tipo de irregularidades, Amador Macías defendió a los propietarios de vehículos que por diferentes razones se han retrasado en los pagos, para que la tarea que emprende Finanzas no se convierta en una persecución, sino que permita regularizarse mediante convenios y facilidades y que no se realicen infracciones que es lo que desalienta a los deudores.

Por cierto que flaco favor le hace Jesús Magallanes al gobernador del estado, que transita en el último tramo de su gestión, echándole encima a quienes se consideran perseguidos, cuando este tiempo es para tratar de cerrar lo mejor posible y salir en buenos términos con la ciudadanía.

LEGADO INMARCECIBLE

En una ceremonia que tuvo lugar el viernes pasado, la Escuela Normal de Aguascalientes (ENA) recibió el certificado ISO-9001:2015, lo que se constituye en la primera institución de su tipo en la entidad, en recibir la acreditación en la formación de bachilleres y de licenciadas en educación inicial, preescolar y primaria de calidad.

La directora de la ENA, Teresa de Jesús Ramírez Gómez, recibió el documento que garantiza la calidad de los procesos académicos, administrativos y de gestión para avalar la firmeza en los servicios que se ofrecen a la comunidad estudiantil.

Un reconocimiento que indudablemente debe llenar de orgullo a los aguascalentenses, que a través de casi 143 años ha sido el mayor centro formativo de profesoras y el primero de su tipo de educación profesional en el estado, casi 100 años antes de la Universidad Autónoma y del Instituto Tecnológico, además que se adelantó a su tiempo al dedicar un espacio para dar rumbo al interés de superación de las jóvenes, que a través de la enseñanza han logrado encausar sus inquietudes a favor de la niñez y los jóvenes.

Por lo anterior, es importante recordar los antecedentes históricos de la Normal y de lo cual escribe el licenciado Arturo Rincón Arellano en la página oficial del Gobierno del Estado.

Menciona que nació el 18 de septiembre de 1878, durante el gobierno de don Francisco G. Hornedo como Liceo de Niñas, período en que hubo preocupación por ofrecer una educación intelectual a la mujer. Esta inquietud surge por una idea que planteó el extranjero Alfredo Lewis y que puso a consideración de José Bolado, miembro de la Junta Directiva de Instrucción, la cual fue aprobada y apoyada por Carlos López Arteaga el 19 de febrero de 1878.

El primer edificio que ocupó el Liceo de Niñas fue en la calle San Juan de Dios e Independencia, hoy Primo de Verdad y Morelos, bajo la dirección de doña Antonia López Coronel Viuda de Chávez, que lo rigió por espacio de 16 años, hasta su fallecimiento.

El segundo edificio fue en la finca conocida como la Casa de las Palomas, en la esquina de Nieto y Galeana, actual hotel Reforma. Posteriormente el Liceo se trasladó en lo que por un tiempo empleó el Hospital de San Juan de Dios, a un costado del templo del mismo nombre (hoy San José), en donde permaneció por 31 años. En seguida se mudó a la bella construcción que se ubica en la calle Zaragoza, a un costado del templo de San Antonio, ambas obras construidas por el arquitecto emérito Refugio Reyes Rivas, hoy Museo de Aguascalientes. Entre 1975 y 1976 la Normal trabajó en la escuela primaria Adolfo López Mateos, ubicada en la avenida del mismo nombre y perteneciente al fraccionamiento Jardines de la Cruz, en tanto se construían sus actuales instalaciones, en avenida Paseo de la Cruz y Héroe de Nacozari.

Otros datos relevantes que aborda el licenciado Rincón Arellano es que en 1914 recibe el título oficial de Escuela Normal para Maestras y durante el gobierno del profesor José Refugio Esparza Reyes (1974-1980) se le otorga el nombre de Ilustre y Benemérita Escuela Normal de Aguascalientes, nombre oficial que se fijó en la ley el 4 de mayo de 1986, aunque también se le conoció como Escuela Normal y de Bachillerato y Escuela Normal y por muchos años como Normal de Señoritas.

Honor a quien honor merece.

REACCIÓN TARDÍA

En el ocaso de su comisión, el titular de la   Secretaría de Desarrollo Urbano Municipal (Sedum) planteó que se ha abusado en la construcción de cotos residenciales, los cuales a su consideración varios de ellos deberían de ser fraccionamientos, pero que por ser más fácil lograrlo por esa figura se recurre a ello, lo que genera una serie de problemas para los habitantes del lugar al ser urbanizaciones cerradas y atrae dificultades de movilidad y en la relación entre vecinos. Jaime Gallo Camacho afirmó que de 378 desarrollos autorizados en los últimos cinco años, 180 son condominios, por lo que es un tema que debe de ser analizado en el Código de Ordenamiento Territorial, Desarrollo Urbano y Territorial para el Estado de Aguascalientes (Coteduvi), propuesta que debió haber hecho hace uno o dos años y no ahora, aunque en abono a su morosidad podría ser que estaba más ocupado en ser elegido por la jefa para sucederla, por ello deja de tarea a quien lo suceda.