Staff
Agencia Reforma

CDMX.- La labor empresarial de la Duquesa de Sussex, Meghan Markle, está en entredicho, ya que uno de sus negocios fue vinculado a una región china acusada de abusos.
La esposa del Príncipe Enrique es inversora de la marca de café Clevr Blends, elegida por la ex actriz por sus ingredientes éticos.
Sin embargo, el Daily Mail aseguró que la compañía ha recibido insumos de una empresa en Urumqi, capital de Xinjiang.
No está claro, se aseveró, si Xinjiang Haiyan, la firma que ha abastecido a Clevr Blends con leche en polvo, procesa sus productos en la región.
Grupos de derechos humanos alrededor del mundo han llamado a cortar lazos con Xinjiang debido a acusaciones de trabajo forzoso, centros de detención para musulmanes y hasta violaciones sistemáticas a mujeres.
Colosos de la moda, como Burberry y H&M, han renunciado a surtirse de algodón de la zona debido a los señalamientos.